29 sept. 2017

Ambos creados


“El rico y el pobre tienen esto en común: a ambos los ha creado el SEÑOR” (Proverbios 22:2)

El versículo de Proverbios 22:2 parece obvio, pero, no lo es. El autor está poniendo el acento sobre el orgullo que tienen algunos ricos que ningunean a los pobres, creyendo que ellos al nacer “en cuna de oro” les da derecho a menospreciar a los demás. El autor les recuerda que ambos provienen del mismo lugar.

Es asombroso como el tener dinero da a algunas personas una osadía que resulta espeluznante. Suelen creer que por tener más recursos que otros eso los pone por sobre otros y les da más dignidad. Actúan con altanería maltratando a otras personas que no han tenido las mismas oportunidades.

Sin embargo, cuando entienden que ambos son seres creados, con una fragilidad digna de una ameba, porque los seres humanos no somos todo poderosos, sino seres que estamos a merced de las catástrofes naturales o de la misma vida, que nos es arrebatada en el momento en que menos lo esperamos, entonces, y sólo entonces, comienzan a vivir de una manera distinta.

La vida es un don maravilloso. Dios nos ha concecido el privilegio de existir. Sin embargo, el tener recursos económicos es un agregado, que no concede más dignidad a la vida que la que ya ésta tiene. Cuando actuamos como si fuéramos más importantes sólo por tener un poco más que otros, simplemente, nos comportamos como niños caprichosos que no logran percibir la fragilidad de todo.

El autor de la vida es el mismo que hizo a ricos y pobres. El entender que procedemos de la misma fuente debería darnos humildad y hacernos actuar con una actitud distinta al orgullo y la vanidad.

El dicho popular dice que “desnudos venimos y desnudos nos vamos”, como una referencia a que en el momento de la muerte ninguna de nuestras posesiones nos sirve. Recordar ese sólo hecho debería servir para que analizáramos con mayor propiedad la actitud prepotente del que teniendo más se cree superior a otro ser humano, o de aquel que teniendo menos menosprecia a otro, porque también existe el orgullo de pobre que cree que todo el que tiene le debe algo, actitud que también es errónea.




Copyright: Dr. Miguel Ángel Núñez 
Del libro inédito: ¡Háblame Señor!

#MiguelÁngelNúñez #Meditacióndiaria #Devocional
Comparte en:    Facebook Twitter Google+

0 comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog, y a las personas que lo leen. Te agradezco por tus aportes. Sin embargo, ten en cuenta que para que se publique lo que comentas debes indicar tu nombre (no se publicará ningún mensaje anónimo), y no debe aparecer ningún enlace a alguna página, número de teléfono, o dirección. Además, no se publicará ningún comentario con tinte ofensivo, homofóbico, discriminatorio, insultante o irrespetuoso. Todo lo demás, es bienvenido.