2 sept. 2017

Lapidación




“Sus pies descienden a la muerte; sus pasos conducen al Seol” (Proverbios 5:5)

El año 1990 el periodista franco-iraní Freidoune Sahebjam publicó el libro La Femme Lapidée, basado en una historia real. Se basó en la vida de Soraya Manutchehri, una mujer iraní, que fue lapidada por un supuesto adulterio en su pueblo natal. Su marido Ghorban-Ali, quiere casarse con una niña de 14 años, e inventa toda una historia para deshacerse de su esposa y no tener que mantener dos familias.

La película que se titula “La lapidación de Soraya M”, es una de más crudas y reales que he visto en relación al tema. En 116 minutos hace no sólo un resumen del cruel destino de Soraya, sino un retrato de lo que padecen, hasta el día de hoy, millones de mujeres en Irán y en países de la región.

En muchos momentos de la película se puede ver una similitud con Proverbios 5, que también fue escrito en un contexto similar y con los mismos presupuestos. En el mundo Israelí la única culpable de adulterio era siempre la mujer a quién se la consideraba una seductora por naturaleza que enceguecía a los varones. Por esa razón, no hay un sólo ejemplo en la Biblia donde un varón sea acusado de adulterio, pero si hay muchos donde se condena a las mujeres.

En Proverbios 5 la mujer es vista como una seductora cuyos labios “destilan miel” (v. 3); pero que “amargo como el ajenjo” (v. 4). Es sinónimo de inestabilidad (v. 6); muerte (v. 4); y, ceguera (v. 20). En ningún momento se hace mención de la responsabilidad masculina.

En la película se observa que si una mujer es acusada de adulterio debe probar su inocencia, y si un varón lo es, la mujer debe probar su culpabilidad. En ambos casos, es la mujer la responsable.

En Proverbios 5, en ningún momento el autor habla de amor, de proyecto de vida o simplemente, de elección personal, de algo tan simple, como que una persona tiene todo el derecho del mundo a dejar una mala relación y buscar a otra persona, haciendo los trámites legales respectivos, pero siendo que Deuteronomio 24:1-6 autoriza un nuevo matrimonio, la actitud de los varones de la Biblia se parece mucho a la forma horrible que esos hombres de Irán tratan a sus mujeres y a Soraya en particular, donde no importa su voz, ni su defensa, ni su inocencia, sólo la presunción de culpabilidad de la voz de los varones que deciden su muerte.



Copyright: Dr. Miguel Ángel Núñez 
Del libro inédito: ¡Háblame Señor!

#MiguelÁngelNúñez #Meditacióndiaria #Devocional

Comparte en:    Facebook Twitter Google+

0 comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog, y a las personas que lo leen. Te agradezco por tus aportes. Sin embargo, ten en cuenta que para que se publique lo que comentas debes indicar tu nombre (no se publicará ningún mensaje anónimo), y no debe aparecer ningún enlace a alguna página, número de teléfono, o dirección. Además, no se publicará ningún comentario con tinte ofensivo, homofóbico, discriminatorio, insultante o irrespetuoso. Todo lo demás, es bienvenido.