8 mar. 2018

Al pobre porque es pobre





“No explotes al pobre porque es pobre” (Proverbios 22:22)

Hace poco visité Rusia por primera vez y caminando por las calles de Moscú le hice una pregunta absurda a la traductora que me acompañaba:

—No veo mendigos en las calles.

Ella me respondió con el típico sentido de humor ruso, muy pragmático y sin rodeos.

—O están muertos por el frío o en algún albergue del estado.

Ante mi mirada de desconcierto por la primera frase me dijo lo evidente:

—A 14 grados bajo cero no se sobrevive en la calle, así que es muy difícil mendigar en Rusia —y luego dejó caer una frase enigmática— al menos en invierno.

En todas partes hay pobres, eso, no se duda. El problema es qué hacen los demás frente a ese cuadro dantezco de pobreza y abundancia donde el egoísmo prima.

Después de Rusia tuve que pasar dos días en cama con un resfriado muy fuerte, pero, lo comido y conocido no me lo quita nadie. Uno de esos dos días no podía leer por efecto de la congestión y el dolor de cabeza. No suelo dormir mucho así que busqué en YouTube alguna conferencia o documental. Soy enemigo acérrimo de la televisión basura. Suelo ser asiduo de TED, la cadena que ofrece conferencias de expertos en todo el mundo y de documentales.

Vi uno que me sobrecogió, realizado por un par de periodistas alemanas que fingiendo ser empresarias se adentraron en el oscuro mundo de la esclavitud infantil en la India, uno de los países cuya economía ha crecido con más celeridad en los últimos años. Quedé impactado al saber que en muchas localidades la gente vive con ingresos que no superan los 30 euros al mes y que en su necesidad extrema venden a sus hijos para ser explotados por mafias que a su vez los venden a empresarios que los explotan, incluso hasta la muerte, en fábricas de ropa, souvenirs, en minas y canteras de piedra. Niños de cinco y seis años trabajando jornadas de 12 horas sin poder pararse ni siquiera para ir al baño. Lo lamentable es que ellos trabajan para hacer ropa, probablemente la que tú llevas puesta hoy.


Copyright: Dr. Miguel Ángel Núñez
Del libro inédito: ¡Háblame Señor!

#meditadionesmatinales #reflexionesdiarias #devocionales #MiguelÁngelNúñez #reflexióndiaria #devociondiaria
Comparte en:    Facebook Twitter Google+

0 comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog, y a las personas que lo leen. Te agradezco por tus aportes. Sin embargo, ten en cuenta que para que se publique lo que comentas debes indicar tu nombre (no se publicará ningún mensaje anónimo), y no debe aparecer ningún enlace a alguna página, número de teléfono, o dirección. Además, no se publicará ningún comentario con tinte ofensivo, homofóbico, discriminatorio, insultante o irrespetuoso. Todo lo demás, es bienvenido.