25 mar. 2018

Calma



“Dios calma el hambre de la gente buena, pero no el apetito de la gente malvada” (Proverbios 10:4 TLA)

Evidentemente el texto no está hablando de alimento, sino de algo mucho más profundo: Ambición y avaricia. Cuando alguien entrega su vida a Dios, definitivamente sus valores cambian. Lo que antes motivaba, ya no lo hace más, y ahora los valores son otros. No obstante, una persona no creyente, encuentra su seguridad en algo muy distinto: El dinero, el poder y la fama, son a menudo, paliativos para esconder el vacío existencial.

Según el filósofo español Miguel de Unamuno “la avaricia consiste en tomar los medios por fines” (1983:456). Es decir, confundir lo esencial con lo superficial, lo importante con lo banal, lo eterno con lo pasajero.

Cuando tratamos el dinero, el poder y la fama como un fin y no como un medio, entonces, terminamos destruyendo todo. La solidaridad cede paso a la ambición. La ternura es reemplazada por la soberbia. La empatía se convierte en agresión.

El texto contrasta el “hambre” de los hombres buenos con el “apetito” de la gente malvada. Ese es el centro de la situación. Una persona buena es aquella qeu depende de Dios, una malvada es autosuficiente y no precisa de la divinidad en su vida. Así son entonces los resultados.

Dios calma las ansiedades y necesidades de las personas que han depositado su fe en Dios.

Pero, Dios no puede hacer nada por la gente que elige alejarse de su presencia y sacar a la divinidad de su vida. Eso implica entonces, que los malvados nunca estarán contentos con nada. Siempre querrán más y de mala forma.

Dios pone paños fríos en nuestras heridas. Calma nuestras aflicciones. Cura nuestras dolencias afectivas. Sana cualquier enfermedad emocional que tengamos, pero eso siempre es posible cuando lo elegimos, cuando lo deseamos, cuando le permitimos obrar.

Dios nunca actúa a la fuerza o manipulando con chantajes de cualquier tipo. Dios es el respeto encarnado y nos mira expectante para cuando queramos darle un lugar en nuestra vida.



Copyright: Dr. Miguel Ángel Núñez
Del libro inédito: ¡Háblame Señor!

#meditadionesmatinales #reflexionesdiarias #devocionales #MiguelÁngelNúñez #reflexióndiaria #devociondiaria
Comparte en:    Facebook Twitter Google+

0 comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog, y a las personas que lo leen. Te agradezco por tus aportes. Sin embargo, ten en cuenta que para que se publique lo que comentas debes indicar tu nombre (no se publicará ningún mensaje anónimo), y no debe aparecer ningún enlace a alguna página, número de teléfono, o dirección. Además, no se publicará ningún comentario con tinte ofensivo, homofóbico, discriminatorio, insultante o irrespetuoso. Todo lo demás, es bienvenido.