21 mar. 2018

El rey que humilla



“Vale más que el rey te diga: ‘Sube acá’, y no que te humille ante gente importante” (Proverbios 25:7)

Hay diferentes tipos de líderes. Lamentablemente, unos sanos y otros tóxicos, gente que se ha convertido en dirigente con malas mañas y otros que han llegado a ocupar puestos de responsabilidad por medios correctos. El liderazgo es algo escaso, lo que abunda es el caudillismo, el abuso y el autoritarismo en puestos directivos, personas que con un poco de poder hacen surgir en sí mismos las peores características.

Desde hace un tiempo se vienen estudiando los diferentes tipos de liderazgo, hasta llegar al concepto de que muchos jefes o directivos, tienen rasgos psicopáticos, que son los que paradojalmente, les da “éxito” entre comillas, en sus responsabilidades, y digo entre comillas porque a largo plazo sus bondades son inferiores al daño que ocasiona.

Los “bully”, es decir, “matones” corporativos han aumentado en todas las empresas, incluso, en las religiosas, lo que complica el ambiente laboral y produce una serie de problemáticas al interior de las compañías, pero en particular, en la vida de quienes trabajan con estas personas tóxicas.

Es algo de lo que habla el texto bíblico: “El rey que humilla” para mantenerse en el poder o que utiliza su posición para denigrar o maltratar a sus subordinados.

Los jefes con rasgos psicopáticos suelen ser personas que no tienen remordimientos a la hora de actuar mal o maltratar a las personas con las cuales trabajan. Tienen actitudes desconcertantes, como cambios de conducta que van de la amabilidad a la descortecía total sin previo aviso y en cuestión de segundos. Tienen rasgos egocéntricos y muchos padecen de narcisismo. No tienen problemas en mentir descaradamente para cumplir sus objetivos. Suelen manipular las situaciones a su favor. Son impulsivos y tienen una gran pobreza emocional lo que les impide sentir empatía por el dolor de quienes trabajan a su lado. En los contextos religiosos lo disimulan con una “espiritualidad fingida” o “enmascarada” detrás de una fachada de humildad que desaparece en el momento mismo en que alguien les contradice.

Copyright: Dr. Miguel Ángel Núñez
Del libro inédito: ¡Háblame Señor!

#meditadionesmatinales #reflexionesdiarias #devocionales #MiguelÁngelNúñez #reflexióndiaria #devociondiaria
Comparte en:    Facebook Twitter Google+

0 comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog, y a las personas que lo leen. Te agradezco por tus aportes. Sin embargo, ten en cuenta que para que se publique lo que comentas debes indicar tu nombre (no se publicará ningún mensaje anónimo), y no debe aparecer ningún enlace a alguna página, número de teléfono, o dirección. Además, no se publicará ningún comentario con tinte ofensivo, homofóbico, discriminatorio, insultante o irrespetuoso. Todo lo demás, es bienvenido.