23 mar. 2018

El siervo que llega a ser rey



“El siervo que llega a ser rey” (Proverbios 30:22)

En Chile existe el dicho “piojo resucitado”, para referirse a personas que nacieron en una condición, y por las razones que sean, llegaron a ser algo diferente de lo que fue su situación social original. En esa condición están personas pobres que llegaron a ser ricas, individuos que vienen de contextos sociales sin connotación y de pronto se encuentran en puestos de prestigio, obreros que se convierten en dirigentes sindicales y van escalando la política hasta llegar a presidentes de un país, eso me recuerda a un chofer de autobus que sufre de inmadurez congénita y tiene a su país sumido en la más profunda crisis de su historia.

El autor del proverbio de esta reflexión dice taxativamente que hay tres cosas que hacen “temblar la tierra”, y una de esas es que un siervo (es decir, esclavo), llegue a ser rey, y lo pone en la misma condición de “un necio al que le sobra comida”, una “mujer rechazada que llega a casarse”, y una “criada que suplanta a su señora”. ¿Qué tienen en común todas estas personas? Probablemente en lo que está pensando el autor del proverbio, es que son personas que actuarán a partir de los resquemores y dilemas que no han resuelto y que terminarán siendo peores que los individuos que están suplantando o reemplazando.

Probablemente los esclavos estarán dañados por lo que vivieron y tenderán a ser crueles; los pobres que pasaron hambre, tal vez se conviertan en acaparadores, producto de su necesidad; las mujeres que fueron despreciadas, lo más probable es que actuarán por despecho; y las criadas que suplantan a sus señoras, serán poco compasivas con otras personas en su situación. Hay miles de ejemplo en la literatura que retrata esta realidad.

Quienes llegan a puestos de dirección, del que sea, deberían someterse continuamente a procesos terapéuticos y de counseling, para poder entenderse a sí mismos, y no actuar basados en sus miedos, temores ocultos o revanchas aprendidas a partir de las situaciones que han vivido. Además, deberían, igual que psicólogos y consejeros, someterse a terapias de seguimiento, para entenderse a sí mismos, y no caer en lo que cae la mayoría, síndromes de mesianismo, megalomanía, narcisismo, y falta de aterrizaje en la realidad.


Copyright: Dr. Miguel Ángel Núñez
Del libro inédito: ¡Háblame Señor!

#meditadionesmatinales #reflexionesdiarias #devocionales #MiguelÁngelNúñez #reflexióndiaria #devociondiaria
Comparte en:    Facebook Twitter Google+

0 comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog, y a las personas que lo leen. Te agradezco por tus aportes. Sin embargo, ten en cuenta que para que se publique lo que comentas debes indicar tu nombre (no se publicará ningún mensaje anónimo), y no debe aparecer ningún enlace a alguna página, número de teléfono, o dirección. Además, no se publicará ningún comentario con tinte ofensivo, homofóbico, discriminatorio, insultante o irrespetuoso. Todo lo demás, es bienvenido.