29 mar. 2018

La inocencia de la confianza



“El que camina en integridad anda confiado” (Proverbios 10:9) 

Hace poco leí la historia de una pequeña niña que iba y venía sola del colegio todos los días. La distancia que había entre su casa y el colegio no era muy grande, así que la madre la enviaba confiada.

Sin embargo, una mañana el tiempo amaneció muy feo. Se produjo un vendaval que pocas veces se había visto en la región, al grado de que por momentos algunos lugareños ante el fuerte viento tenían que agarrarse de postes o árboles para no caerse.

En medio de la tormenta, la niña avanzaba tranquilamente en dirección a su casa.

Pronto el viento dio paso a una tempestad con rayos y truenos. La madre salió a la puerta para ver si divisaba a su hija. Ella estaba asustada y pensaba que su hija podría estarlo aún más. Preocupada decidió sacar el auto y salir a encontrarla.

Comenzó a conducir lentamente mientras miraba a la gente que avanzaba con dificultad. Iba mirando para ver a su hija. Caía la lluvia y se sentía el fulgor de los relámpagos. 

De pronto vio a la niña que aunque se sentían los truenos y relámpagos, caminaba tranquila. Cuando caía un relámpago miraba hacia el cielo y sonreía.

La madre la llamó y la niña vino hasta el auto, pero la madre estaba inquieta así que lo primero que le preguntó fue:

–¿Puedes decirme qué estabas haciendo, tesoro allí en la lluvia cuando caían los relámpagos? –Y la niña respondió: 

–Estaba sonriendo mami, Dios no paraba de sacarme fotos.

¡Qué hermosa historia! La inocencia de la confianza, de aquel que no cuestiona y sigue adelante sabiendo que cada situación que ocurre es de un modo u otro un signo de la presencia de Dios.

Por esa razón Jesús dijo “si no fueres como niños”, porque sabía que en la infancia hay una forma de ver la realidad menos compleja y problemática, y mucho más sencilla y simple. Como esa niña, sonriendo ante la convicción de saber que Dios la fotografía.


Copyright: Dr. Miguel Ángel Núñez
Del libro inédito: ¡Háblame Señor!

#meditadionesmatinales #reflexionesdiarias #devocionales #MiguelÁngelNúñez #reflexióndiaria #devociondiaria
Comparte en:    Facebook Twitter Google+

0 comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog, y a las personas que lo leen. Te agradezco por tus aportes. Sin embargo, ten en cuenta que para que se publique lo que comentas debes indicar tu nombre (no se publicará ningún mensaje anónimo), y no debe aparecer ningún enlace a alguna página, número de teléfono, o dirección. Además, no se publicará ningún comentario con tinte ofensivo, homofóbico, discriminatorio, insultante o irrespetuoso. Todo lo demás, es bienvenido.