11 mar. 2018

Teología del miedo



“Cuando el miedo les sobrevenga como una tormenta” (Proverbios 1:27)

Lamentablemente, en la historia de las religiones, el miedo siempre ha podido más que la esperanza. El cristianismo no ha sido la excepción. En todo momento han existido personas que han preferido llamar por medio del temor antes que por la convicción.

Mientras Jesús vivió imperó la esperanza. Es sorprenden que cuando se leen las palabras de Cristo, lo que menos hay es llamados al miedo o al temor. Al contrario, invita constantemente a concentrarse en la misericordia y el amor del Padre.

Jesucristo presentó a un Dios que “hace que salga el sol sobre malos y buenos, y que llueva sobre justos e injustos” (Mateo 5:45). Hizo que sus mentes se compararan con las aves del campo y las flores y les reafirmó la idea que para Dios los seres humanos valíamos mucho más (Mateo 6:26).

Les habló de un Dios compasivo (Lucas 6:36), que está dispuesto a darles el reino (Lucas 12:32).

Sin embargo, los que les gusta asustar y manipular a la gente por medio del temor, el Dios que presentan es impresentable. Frío, duro, distante, justiciero no justo, implacable, castigador y lleno de venganza e ira. Ese Dios produce desazón y hace que las personas se acerquen por miedo y no por amor.

El miedo, tal como señala el texto, “sobreviene como una tormenta” y arrasa con la esperanza y la confianza irrestricta en un Dios que nos falla.

La teología del miedo produce un acercamiento basado en el temor y hace que la gente le adore, pero no le ame.

Jesús señala que él vino a mostrar al Padre, Pablo así lo entiende por eso señala que en tiempos pasados Dios se reveló a través de los profetas, pero para su tiempo (y también el nuestro), Jesús ha venido a revelar la verdadera naturaleza de Dios.

El éxito de la teología del miedo es presentar a un Dios que no tenga que ver con Cristo. Cuando la divinidad es opacada por el temor, entonces, amar o seguir a Jesús se convierte en una tarea titánica. Se produce un tremendo problema porque Dios es oscurecido tras una teología falsa.


Copyright: Dr. Miguel Ángel Núñez
Del libro inédito: ¡Háblame Señor!

#meditadionesmatinales #reflexionesdiarias #devocionales #MiguelÁngelNúñez #reflexióndiaria #devociondiaria
Comparte en:    Facebook Twitter Google+

0 comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog, y a las personas que lo leen. Te agradezco por tus aportes. Sin embargo, ten en cuenta que para que se publique lo que comentas debes indicar tu nombre (no se publicará ningún mensaje anónimo), y no debe aparecer ningún enlace a alguna página, número de teléfono, o dirección. Además, no se publicará ningún comentario con tinte ofensivo, homofóbico, discriminatorio, insultante o irrespetuoso. Todo lo demás, es bienvenido.