5 dic. 2017

Ortodoxia



“En esto sabremos que somos de la verdad” (1 Juan 3:19)

El mayor problema no es tener una verdad, sino aprender a respetar las verdades que ha encontrado otra gente, incluso, aquellas que difieren de las nuestras. En la historia del cristianismo lo más difícil ha sido lidiar con lo ortodoxia y lo heterodoxia (es decir, lo contrario a la idea imperante).

Algunos sostienen que la verdad que ellos tienen es la única verdad posible y que debe ser descartada y rechazada toda otra verdad que no coincida con lo que ellos entienden por verdad. En ese contexto se realizan verdaderas cruzadas institucionales y denominacionales para librarse de la herejía.

Se tiende a despreciar el pensamiento divergente y se trata con cierto desdén a quienes manifiestan ideas contrarias al grupo mayoritario o a quienes ostentan el poder dentro de un conglomerado religioso. El dogma, lo aceptado como correcto se convierte en la norma de trato hacia otros.

Lo real, de acuerdo a W. Bauer es que la ortodoxia no nace en el rechazo a la herejía, sino tal como establece en su libro ya clásico Orthodoxy and Heresy in Earliest Christianity, la ortodoxia emerge durante el proceso de definición de la herejía y no a la inversa.

Eso implica que mientras algunos pierden tiempo y energía atacando supuestas herejías otros se concentran en analizar la supuesta herejía para desde allí establecer qué es correcto y qué no lo es.

Cuando las comunidades cristianas establecen un conjunto de doctrinas y señalan que ya no hay nada más que analizar ni reflexionar, privan a sus propias comunidades del fluir necesario de ideas que permita aclarar, profundizar, rechazar o extender las verdades ya conocidas. Una organización religiosa sana nunca se opone a ideas nuevas, al contrario, siempre está indagando en la posibilidad de que en propuesta de ideas nuevas, existan formas más frescas de acercamiento a la fe y la gracia.

Por el contrario, las comunidades eclesiales enfermas se caracterizan por su constante satanización de todo lo diverso. De excluir a cualquiera que proponga una nueva definición o tenga una visión diferente sobre antiguas ideas ya vertidas dentro de la comunidad. Lo que caracterizó el primer y segundo siglo de cristianismo fue el dinamismo teológica, la búsqueda, la reflexión, el análisis, que se fue perdiendo lentamente con el dogmatismo, los credos y las declaraciones cerradas de doctrinas.



Copyrigh: Dr. Miguel Ángel Núñez. 
Del libro inédito: Superando obstáculos 

#MiguelÁngelNúñez #meditaciónmatinal #devocióndiaria
Comparte en:    Facebook Twitter Google+

0 comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog, y a las personas que lo leen. Te agradezco por tus aportes. Sin embargo, ten en cuenta que para que se publique lo que comentas debes indicar tu nombre (no se publicará ningún mensaje anónimo), y no debe aparecer ningún enlace a alguna página, número de teléfono, o dirección. Además, no se publicará ningún comentario con tinte ofensivo, homofóbico, discriminatorio, insultante o irrespetuoso. Todo lo demás, es bienvenido.