12 jul. 2018

Cabeza


“En el Señor, ni el varón es sin la mujer ni la mujer sin el varón” (1 Corintios 11:11)

“Sé que a las damas les duele oír esto, pero si se casan, han aceptado el liderazgo de un hombre, su esposo. Cristo es la cabeza del hogar, y el esposo es la cabeza de la esposa, y así es como son las cosas, punto”.

Estas palabras fueron pronunciadas por el predicador de televisión Pat Robertson, fundador del programa “El Club 700”. Robertson, quien se postuló a candidato a la presidencia de los EE.UU. repite la misma cantinela de miles de cristianos que leen la Biblia parcialmente.

En 1 Corintios 11:3 “Pero quiero que sepáis que Cristo es la cabeza de todo varón, y el varón es la cabeza de la mujer, y Dios es la cabeza de Cristo”. Aparentemente, en este texto el apóstol señala una jerarquía que va desde un ser superior, Cristo, hasta un ser subordinado, la mujer.

Es el texto más citado por la misoginia y sexismo cristiano. Si ese fuera el único versículo de Pablo, entonces, no habría nada que decir, y aunque contradictorio con el resto de la Biblia, habría que aceptarlo. Sin embargo, pocos se dan cuenta que este texto es parte de un “anacoluto”, es decir, de un paréntesis argumentativo del apóstol, puesto que en los versículos 11 y 12 del mismo capítulo, que sintomáticamente nunca suele ser citado el apóstol dice: “Pero en el Señor”, ese “pero”, establece una contradicción con el argumento anterior.

En el Señor no hay jerarquía, tanto el varón como la mujer proceden de Dios y es a él a quien se subordinan ambos.

Es lamentable como es usada la Biblia. Cuando me conviene cito un texto que valida mi presupuesto, cuando no es de mi agrado, simplemente, dejo de citar algún texto bíblico que pueda tirar por tierra mi argumento. Ese es un uso malicioso de la Biblia.

Varón y mujer, ambos se someten a Dios. Entre ellos, interdependencia, no sujeción.


Copyright: Dr. Miguel Ángel Núñez
Del libro inédito: Ser mujer no es pecado


#meditadionesmatinales #reflexionesdiarias 
#devocionales #MiguelÁngelNúñez #reflexióndiaria
Comparte en:    Facebook Twitter Google+

0 comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog, y a las personas que lo leen. Te agradezco por tus aportes. Sin embargo, ten en cuenta que para que se publique lo que comentas debes indicar tu nombre (no se publicará ningún mensaje anónimo), y no debe aparecer ningún enlace a alguna página, número de teléfono, o dirección. Además, no se publicará ningún comentario con tinte ofensivo, homofóbico, discriminatorio, insultante o irrespetuoso. Todo lo demás, es bienvenido.