6 jul. 2018

Ideas distorsionadas



“Así que llamaron a Rebeca y le preguntaron: ¿Quieres irte con este hombre? Sí respondió ella” (Génesis 24:58)

Mi hija tendría unos 17 años. Era una chica jovial. Nunca ha dejado de serlo. Me dirigía a mi trabajo como profesor de teología en la Universidad en la que laboraba y un hermano de la iglesia me detuvo en la calle. Se me acercó con cara de preocupación y me dijo:

—Pastor, permítame decirle que creo que usted está cometiendo un terrible error.

—En qué —le dije preocupado.

—Pues en la forma en que está educando a su hija.

—¿Por qué? —dije sin entender.

—Es que usted le ha permitido pensar por sí misma. Ella es muy independiente. Toma sus propias decisiones y dice todo lo que piensa.

—¿Y cuál es el problema?

—Bueno, con esa actitud nunca va a encontrar marido. ¿Quién querrá casarse con una mujer que es tan independiente?

Al alejarme no sabía si reír o llorar. Si despreciar a ese hombre por su actitud tan cerrada o sentir lástima por su visión tan miope de la realidad.

Luego, al pensarlo mejor, sentí compasión por su esposa y sus hijas, una de las cuales era alumna mía. En ese momento pude hilar cabos y entender algunas de sus reacciones tan defensivas cuando alguien le decía algo.

Si en tiempos de Abraham, cuando los derechos de la mujer eran tan limitados, le preguntaron a Rebeca su parecer sobre lo que hacía el siervo, ¿cuánto más hoy, que tenemos a Jesucristo quien nos muestra un camino diferente?

Pensar por sí mismo no sólo es una maravilla de la creación de Dios, también es un derecho otorgado por el creador a todos los seres humanos. Pensar que una mujer no debería dar su opinión libremente es simplemente no entender la creación de Dios.


Copyright: Dr. Miguel Ángel Núñez

Del libro inédito: Ser mujer no es pecado



#meditadionesmatinales #reflexionesdiarias 
#devocionales #MiguelÁngelNúñez #reflexióndiaria 
Comparte en:    Facebook Twitter Google+

0 comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog, y a las personas que lo leen. Te agradezco por tus aportes. Sin embargo, ten en cuenta que para que se publique lo que comentas debes indicar tu nombre (no se publicará ningún mensaje anónimo), y no debe aparecer ningún enlace a alguna página, número de teléfono, o dirección. Además, no se publicará ningún comentario con tinte ofensivo, homofóbico, discriminatorio, insultante o irrespetuoso. Todo lo demás, es bienvenido.