miércoles, 3 de abril de 2013

Amor y empatía



“Alégrense con los que están alegres; lloren con los que lloran” (Romanos 12:15)

La empatía es mucho menos común que la simpatía. No todos los simpáticos son empáticos. Tener empatía implica ponerse en el lugar de otra persona y ser capaz de entender sus sentimientos y emociones.
Esta conducta es vital en un matrimonio para tener respuestas empáticas que logren que podamos conectarnos emocionalmente con las necesidades de la pareja y de esa forma, vivir una vida conyugal o de pareja, más agradable y teniendo la sensación de ser comprendido(a).

Una respuesta empática positiva implica además interesarse en lo que la otra persona formula. Una esposa le cuenta a su marido lo bien que la ha pasado en una conversación con amigas, y él asiente y escucha con paciencia. Un esposo le habla a su esposa de lo que le gustaría hacer en las vacaciones y ella sonríe animándolo a hablar. En general, no se necesita mucha inversión de tiempo y energía en responder con empatía positiva a lo que otra persona señala, especialmente cuando es nuestra pareja.

John Gottman en su libro Guía del amor y de la amistad cuenta que las investigaciones muestran que quienes desarrollan el hábito de dar respuestas empáticas positivas “llegan a desarrollar entre sí relaciones estables, duraderas y buenas sensaciones” (Gottman, 2003: 34). La razón es simple, al mostrar interés, se genera una reacción positiva que crea un buen ambiente emocional y afectivo.

Es cuestión de actitud. Puede que no estemos interesados en algo con lo que nuestra pareja se apasiona, pero el dedicarle un tiempo para escuchar con atención y animar a expresar, crea las condiciones para que en el momento en que nosotros queramos contar lo que nos ocurre, entonces, la otra persona esté dispuesto o dispuesta a escucharnos. Un oído atento genera a su vez otro oidor atento. Se recibe lo que se da.

El amor es por definición empático porque quien ama se interesa en todo lo relacionado con el amado. Si no ocurre así, entonces es evidencia de que algo no funciona en dicha relación, porque si amamos, nadie debería empujarnos a tener interés en quien amamos. El amor genera empatía positiva porque es su esencia misma ser empático.

Copyright: Dr. Miguel Ángel Núñez, 2013
Del libro inédito: Lazos de amor

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario, comentar es agradecer.

El contenido y material publicado así como la asistencia impartida es completamente gratuita. Tu contribución permite que este sitio continúe en funcionamiento.

Páginas vistas en total

Seguidores de Facebook

Google+ Seguidores