30 ene. 2017

No es moneda de cambio

“Bienaventurados los misericordiosos” (Mateo 5:7a RV60)
 
Muchos leen las palabras de este versículo desde una perspectiva legalista. Es decir, creen que recibirán compasión de Dios en la medida en que sean compasivos con otros. La compasión divina es moneda de cambio en el contexto de la compasión humana. Visto así, la gracia no es tal, sino pago por buenas acciones.


Llegan a esta distorsión teológica leyendo de mala manera versículos como Mateo 6:14-15: “Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial; mas si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas”. Con un énfasis equivocado yerran al no entender el verdadero sentido de la gracia.


Con esta interpretación no se logra entender el sentido de la misericordia divina y la gracia es opacada y minimizada por una concepción errónea del amor de Dios.


Lo que hay que entender es que la compasión y la misericordia no son una moneda de cambio para obtener salvación, sin comprender, que en realidad son respuestas al amor inmenso de un Dios que se complace en la compasión y en el amor incondicional.


Nada de lo que hagamos es merecedor de gracia. Cualquier acción humana, es sólo eso, humana, y sin valor salvífico. Sólo la sangre de Cristo expía. Creer lo contrario es menospreciar la gracia divina.
Creer el engaño de que debemos ser “como” Cristo para ser aceptados por Dios es confundir los tantos y caer en una aberrante justificación por obras que desconoce la salvación por gracia otorgada por Dios simple y llanamente por compasión.


“Todo amor genuino es compasión, y todo amor que no sea compasión es egoísmo” (Arthur Schopenhauer)


Copyright: Dr. Miguel Ángel Núñez.   Del libro inédito:   REFLEXIONES AL AMANECER    #MiguelÁngelNúñez #meditaciónmatinal #devocióndiaria

Copyright: Dr. Miguel Ángel Núñez. 
Del libro inédito: 
REFLEXIONES AL AMANECER


#MiguelÁngelNúñez #meditaciónmatinal #devocióndiaria
Comparte en:    Facebook Twitter Google+

0 comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog, y a las personas que lo leen. Te agradezco por tus aportes. Sin embargo, ten en cuenta que para que se publique lo que comentas debes indicar tu nombre (no se publicará ningún mensaje anónimo), y no debe aparecer ningún enlace a alguna página, número de teléfono, o dirección. Además, no se publicará ningún comentario con tinte ofensivo, homofóbico, discriminatorio, insultante o irrespetuoso. Todo lo demás, es bienvenido.