11 nov. 2017

El legado del necio



“Los necios piensan que no hay Dios: todos se han pervertido; han hecho cosas horribles; ¡no hay nadie que haga lo bueno!” (Salmo 14:1).

Un necio es una persona que siendo inteligente se comporta como si no lo fuera. Es aquel individuo que se niega a aceptar las evidencias, y simplemente, sigue adelante, pese a que tiene todo para creer.

Sin embargo, hay un componente más en todo esto. Sin la existencia de Dios, entonces, la ética y la bondad no se justifican en sí mismo. Tal como diría alguna vez Fedor Dostoievski (1821-1881) en su novela Los hermanos Karamazov: “Si Dios no existe, todo está permitido”.

Jean Paul Sartre (1905-1980), el filósofo existencialista francés, tomando esta idea señaló: “Si Dios no existe,¿es entonces difícil y hasta imposible fundar –o fundamentar, como hoy se dice– cualquier tipo de ética?”.

El escritor francés Albert Camus (1913-1960), en su libro El hombre rebelde señaló que: “Aunque Dios no exista, no todo está permitido; por lo tanto, es posible y hasta necesario que haya una ética sin Dios. Es más: puesto que Dios no existe, la justicia es cosa nuestra”.

¿Es posible una ética sin Dios? Si, muchos lo han formulado desde el punto de vista ético. La mayoría de los filósofos han sido personas no creyentes, sin embargo, en algún momento sus planteos éticos desbordan y se convierten en meras ilusiones teóricas.

Es lo que sostiene Max Horkheimer (1895-1973), filósofo y sociólogo alemán: “Todo intento que trata de fundamentar la moral en la inteligencia humana y no en el más allá, construye sobre ilusiones armonizadoras. En último término, cuanto está relacionado con la moral tiene que ver con la teología”. Conste que Horkheimer no era creyente, pero entendió el absurdo de vivir sin una noción de Dios.

Es lo que finalmente plantea el texto de hoy, cuando el necio niega a Dios lo que le queda es un camino de perversidad, donde lo horrible reemplaza a lo bueno. Dios es el sustentador del bien, sin él, no tenemos nada. Convencerse de esta premisa puede llevar toda la vida, pero a juzgar por los resultados que la historia es pródiga en mostrar, no hay dudas que la convicción de fe produce personas piadosas que están dispuestos por amor a Dios a moderar sus conductas.



Copyrigh: Dr. Miguel Ángel Núñez. 
Del libro inédito: SALMOS DE VIDA 

#MiguelÁngelNúñez #meditaciónmatinal #devocióndiaria
Comparte en:    Facebook Twitter Google+

0 comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog, y a las personas que lo leen. Te agradezco por tus aportes. Sin embargo, ten en cuenta que para que se publique lo que comentas debes indicar tu nombre (no se publicará ningún mensaje anónimo), y no debe aparecer ningún enlace a alguna página, número de teléfono, o dirección. Además, no se publicará ningún comentario con tinte ofensivo, homofóbico, discriminatorio, insultante o irrespetuoso. Todo lo demás, es bienvenido.