22 may. 2018

Dar la vida



“Nadie tiene amor más grande que el dar la vida por sus amigos” (Juan 15:13)


Dawson Trotman (1906-1956)

Había sido uno de los jóvenes más admirado de su escuela cuando cursaba la secundaria, pero, años más tarde de egresar, vagaba por las calles alcoholizado y sin rumbo. Una noche, que andaba borracho e intentaba recordar dónde había dejado su vehículo, se le acercó un policía que le preguntó:

—Joven, ¿le agrada la vida que está llevando?

—¡La detesto! —contestó Dawson— con tristeza.

El policía se acercó y le habló de Jesucristo. Le dijo que él sería el único que lo ayudaría a encontrar sentido a su vida y salir del estilo de vida que estaba llevando. Luego lo animo a buscar una iglesia.

Dos días después Dawson visitó una iglesia que le enseñaba a los jóvenes a estudiar las escrituras. A partir de allí dedicó su vida a predicar y llevar el evangelio a los demás. Hizo del estudio de la Biblia el centro de su vida y del evangelismo lo prioritario en lo que realizaba.

Fue invitado por el evangelista Willy Graham a diseñar un programa que permitiera hacer seguimiento a las personas que se convertían en las cruzadas evangelísticas. Así nació una obra mundial que se denomina “Los navegantes”, que se ocupan de guiar a las personas en su vida cristiana.

El 18 de junio de 1956, mientras viajaba junto a otras 10 personas en una lancha por el lago Schroon después de asistir a una conferencia cristiana, una ola golpeó la embarcación tirando a dos personas al agua. Dawson se tiró al lago y logró sostener a una joven hasta que fueron rescatados. Sin embargo, cuando la chica fue alzada Dawson fue arrastrado por la corriente y murió. Hasta el último momento estuvo dedicado a salvar a otros.

El cristianismo no es un conjunto de doctrinas y prácticas religiosas. Ser cristiano es un estilo de vida que se vive en todo momento. La preocupación vital de un cristiano debe ser comunicar a otros las buenas nuevas del evangelio. No es una obligación, es exudar el aliento de vida a quienes lo necesitan porque se está conciente de lo que se ha recibido y de la tremenda bondad de Dios al darnos el privilegio de conocer a Cristo.

Dawson tenía pasión por dar a conocer el evangelio. Todo cristiano debería tener el mismo sentir, de otro modo su teoría religiosa no sirve.

Copyright: Dr. Miguel Ángel Núñez

Del libro inédito: Héroes y heroínas de verdad



#meditadionesmatinales #reflexionesdiarias 
#devocionales #MiguelÁngelNúñez #reflexióndiaria 
#devociondiaria
Comparte en:    Facebook Twitter Google+

0 comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog, y a las personas que lo leen. Te agradezco por tus aportes. Sin embargo, ten en cuenta que para que se publique lo que comentas debes indicar tu nombre (no se publicará ningún mensaje anónimo), y no debe aparecer ningún enlace a alguna página, número de teléfono, o dirección. Además, no se publicará ningún comentario con tinte ofensivo, homofóbico, discriminatorio, insultante o irrespetuoso. Todo lo demás, es bienvenido.