21 may. 2018

Dar hasta que duela



“Porque tuve hambre, y ustedes me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; fui forastero, y me dieron alojamiento” (Mateo 25:35)

Moira Kelly (1964)

Se llama Moira Kelly, igual que una famosa actriz de cine, pero nunca ha protagonizado ninguna película, sin embargo, es una de las mujeres más conocidas de Australia, no por su belleza ni actuación, sino por su altruísmo. El año 2001 el gobierno australiano la reconoció por sus aportes humanitarios.

Durante años hizo su tarea de manera silenciosa y sin mayores aspavientos, hasta que uno de sus hijos adoptivos, Emanuel saltó a la fama como cantante en un programa de talentos. Ella adoptó a Emanuel y a su hermano Ahmed, dos niños iraquies que nacieron con serios problemas motores y con graves discapacidades producto de la guerra química de su país, y fueron abandonados. Con su amor, ánimo y tesón logró que Emanuel se convirtiera en cantante de fama mundial y Ahmed en atleta, de hecho participó representando a Australia en los juego paraolímpicos del año 2012. Además adoptó a unas gemelas de Bangladesh, Trishna y Krishna, que nacieron unidas por la cabeza. Luego de una costosa y arriesgada operación fueron divididas.

Desde niña se interesó en ayudar a los demás. Durante un tiempo ayudó a la Madre Teresa de Calculta en la India. En 1994 comenzó un programa de ayuda en Bosnia y Herzegovina que llamó “Nobody’s Children” (Los niños de nadie), para ayudar a los niños de la guerra. En 1999 creó en Australia la ONG “Children First Foundation”, con el fin de ayudar a niños de países pobres que padecen problemas graves de salud y que en sus lugares de origen no pueden ser atendidos. Gracias a donaciones los niños son traídos a Australia donde grupos de médicos, enfermeros y especialistas donan sus servicios para atenderlos.

Mientras la mayoría pasa de largo, hay personas que se detienen a ayudar a quienes lo necesitan. Cuando un periodista le preguntó por lo que hacía ella dijo: “No hago nada fuera de lo normal, hago lo que todo cristiano debería hacer, ayudar a los demás”. No pude menos que sonreír al pensar en algunos cuya única preocupación es ir a la iglesia... pero, sólo a escuchar, nada más.


Copyright: Dr. Miguel Ángel Núñez

Del libro inédito: Héroes y heroínas de verdad

#meditadionesmatinales #reflexionesdiarias 
#devocionales #MiguelÁngelNúñez #reflexióndiaria 
#devociondiaria
Comparte en:    Facebook Twitter Google+

0 comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog, y a las personas que lo leen. Te agradezco por tus aportes. Sin embargo, ten en cuenta que para que se publique lo que comentas debes indicar tu nombre (no se publicará ningún mensaje anónimo), y no debe aparecer ningún enlace a alguna página, número de teléfono, o dirección. Además, no se publicará ningún comentario con tinte ofensivo, homofóbico, discriminatorio, insultante o irrespetuoso. Todo lo demás, es bienvenido.