29 may. 2018

El camino de la justicia



“En el camino de la justicia se halla la vida” Proverbios 12:28

Daisy Lee Bates (1914- 1999)

Tú y yo hemos podido estudiar sin problemas, más que eso, se nos ha exigido que entremos a un colegio porque en la mayoría de los países la educación escolar es obligatoria. Nadie nos ha discriminado por ninguna razón, simplemente nuestros padres han elegido el mejor lugar y allá nos han llevado con la seguridad que estaban haciendo lo mejor.

Lamentablemente, en la historia oscura de los Estados Unidos hubo una época en que los padres no podían elegir el colegio de sus hijos, especialmente si éstos eran de raza negra. Quienes tenían la piel oscura tenían que conformarse con ir a escuelas creadas para gente de su raza que a menudo no estaban bien dotadas de los implementos básicos, los docentes eran mal pagados y se esperaba que en ellas sólo se les enseñaran conocimientos rudimentarios, exclusivamente con el objeto que los niños y niñas de color se convirtieran en costureras, mayordomos, cocineras, mozos, etc., actividades que algunos consideraban que eran las únicas aptas para gente de raza negra.

Cuesta creer que muchos de los racistas que sostenían estos planteamientos eran fieles miembros de iglesias protestantes, que se reunían todos los domingos a orar y dar gracias a Dios. Escuchaban sermones y leían la Palabra de Dios, sin embargo, tenían una actitud soberbia, orgullosa y descalificadora para todas las personas que no eran de la raza blanca.

En ese contexto tan difícil le tocó vivir a Daisy Bates, que desde niña tuvo que sufrir los efectos de tamaña injusticia, su madre fue asesinada cuando se resistió a ser abusada por tres varones blancos. Su padre, deprimido simplemente tiempo después abandonó a su hija. Fue criada por un matrimonio amigo de la familia.

Junto a su esposo fundaron el primer períodico dirigido íntegramente por personas de raza negra en la ciudad de Little Rock, en el Sur de los EE.UU. En 1957 se hizo conocida a nivel nacional cuando apoyó y aconsejó a nueve jóvenes que intentaron inscribirse en el colegio local, reservado exclusivamente para blancos. Trabajó toda su vida por defender los derechos civiles, para que nadie fuera discriminado por ninguna razón.

¿Habría discriminado Jesús a alguna persona por el color de su piel? Cristo que tuvo entre sus a personas de diferente condición, nunca habría hecho algo así.

Copyright: Dr. Miguel Ángel Núñez

Del libro inédito: Héroes y heroínas de verdad


#meditadionesmatinales #reflexionesdiarias 
#devocionales #MiguelÁngelNúñez #reflexióndiaria 
#devociondiaria
Comparte en:    Facebook Twitter Google+

0 comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog, y a las personas que lo leen. Te agradezco por tus aportes. Sin embargo, ten en cuenta que para que se publique lo que comentas debes indicar tu nombre (no se publicará ningún mensaje anónimo), y no debe aparecer ningún enlace a alguna página, número de teléfono, o dirección. Además, no se publicará ningún comentario con tinte ofensivo, homofóbico, discriminatorio, insultante o irrespetuoso. Todo lo demás, es bienvenido.