8 ago. 2018

Jesús: Un hombre como todos



“Entonces Jesús, cansado del camino, se sentó” (Juan 4:6) “Pero mientras navegaban, él se durmió” (Lucas 8:23)

¿Le dolieron las muelas a Jesús? ¡Claro que sí! Y no sólo eso. También perdió los dientes cuando era niño. Le dolió el estómago. Probablemente alguna vez tuvo indigestión. Iba al baño todos los días como cualquiera persona normal. Le dolían las manos cuando trabajaba. Le salían callos cuando las sandalias le apretaban. Le molestaban los mosquitos cuando le picaban y le dejaban aquellas desagradables ronchas en la cara y los brazos.

La tendencia de los cristianos es mitificar a Cristo. En otras palabras, nos hemos olvidado que la encarnación es precisamente lo que dice la palabra. La expresión de la presencia corporal de Dios mediante Jesucristo.

¿Se enamoró alguna vez? ¿Sintió atracción sexual? ¿Tuvo deseos de estrangular a alguien? ¿Sintió el peso del dolor al grado de querer en algún momento morir? ¿Se sintió solo? ¿Necesitaba la compañía de otros seres humanos? Sí. Sin duda. Era ser humano. Y a los humanos nos pasa todo eso. Se enamoró, sintió apetencia sexual, se enojó, sintió deseos amargos de morir, se sintió solo, necesitó el cariño y la simpatía de otros.

Una de las estrategias favoritas del enemigo de Dios es hacernos creer que Jesús no fue humano. Quiere que creamos que estuvo alejado de nuestras realidades cotidianas y por eso no es capaz de entendernos. Pero no es así. La Escritura lo dice con una sencillez extraordinaria: “No tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza” (Hebreos 4:15).

Cuando sufrimos él entiende. Cuando la persona que amas no te habla él sabe. Cuando sufres el rechazo y te hacen sentir paupérrimo, no temas, Jesús vivió lo mismo. Cuando otra persona ha hecho algo que te enoja al punto que parece que vas a enloquecer, no te preocupes, Cristo vivió lo mismo. El nos entiende. Cuando sufrimos su mano amorosa nos toca y nos dice:

-Llora, yo sé lo que se siente.


Copyright: Dr. Miguel Ángel Núñez
Del libro inédito: Cada vida un universo


#meditadionesmatinales #reflexionesdiarias 
#devocionales #MiguelÁngelNúñez #reflexióndiaria
Comparte en:    Facebook Twitter Google+

0 comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog, y a las personas que lo leen. Te agradezco por tus aportes. Sin embargo, ten en cuenta que para que se publique lo que comentas debes indicar tu nombre (no se publicará ningún mensaje anónimo), y no debe aparecer ningún enlace a alguna página, número de teléfono, o dirección. Además, no se publicará ningún comentario con tinte ofensivo, homofóbico, discriminatorio, insultante o irrespetuoso. Todo lo demás, es bienvenido.