16 nov. 2016

Doble faz


“Se complacen en la mentira: bendicen con la boca, pero maldicen con el corazón” (Salmo 62:4b)


Algo ocurre en la mente de muchas personas que son capaces de mentir descaradamente y luego utilizar la misma boca de la que salieron falsedades para emitir bendiciones. Es una locura. Una expresión más de la complejidad de la mente humana pecaminosa.

Lo más extraño es que algunos aparecen como fieles religiosos, líderes incluso, que se congregan y lideras congregaciones, pero no tienen empacho en mentir, difamar o divulgar rumores, y luego, se presentan con la misma boca que ha emitido todas esas expresiones atroces pronunciando palabras de buena crianza y expresando buenos deseos y bendiciones.

Es una locura. Por esa razón, muchas personas que luchan por creer terminan perdiendo el rumbo y desanimados al ver el espectáculo de personas que deberían ser ejemplo, convertidas en todo lo contrario de lo que proclaman.

El cristianismo no es culto ni liturgia, de hecho, el mero formalismo de reuniones religiosas es un invento sin asidero bíblico, también lo es toda la parafernalia que se ha inventado en las iglesias, y que nada tienen que ver con Dios, en realidad, han sido creadas para adular la vanidad humana, Dios no necesita de tantas ceremonias ni protocolos.

La verdadera vida cristiana se vive fuera de los templos. En el día a día mostramos quienes somos. No hay forma de escapar a esa realidad. El ser humano está más interesado en la coherencia de las vidas que en las argumentaciones doctrinales o teorías religiosas.

Cuesta entender cómo es que algunas personas son capaces de defender denodadamente algunas doctrinas bíblicas, aún insultando y faltando el respeto a las personas con las que interactúan. Se sostienen, engañosamente, en la supuesta “defensa de la verdad”, sin entender, que la verdad no necesita defensa, sino que precisa de vidas que la reflejen.

El mejor testimonio a favor de Dios no son argumentos de academias ni de mentes brillantes, sino vidas que reflejan la verdad del amor y la bondad de Dios. Sin coherencia el cristianismo no sirve.


Copyright: Dr. Miguel Ángel Núñez. Del libro inédito: 
SALMOS DE VIDA 

#MiguelÁngelNúñez #meditaciónmatinal #devocióndiaria
Comparte en:    Facebook Twitter Google+

0 comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog, y a las personas que lo leen. Te agradezco por tus aportes. Sin embargo, ten en cuenta que para que se publique lo que comentas debes indicar tu nombre (no se publicará ningún mensaje anónimo), y no debe aparecer ningún enlace a alguna página, número de teléfono, o dirección. Además, no se publicará ningún comentario con tinte ofensivo, homofóbico, discriminatorio, insultante o irrespetuoso. Todo lo demás, es bienvenido.