18 nov. 2016

Escuchar la oración


“Porque escuchas la oración” (Salmo 65:2a)

Escuchar es un activo, oír es pasivo. Dicho de otro modo, para escuchar hay que poner atención y concentrarse. Para oír no se necesita eso, sólo basta tener los oídos destapados para que entren los sonidos sin que podamos evitarlo. ¿Qué tiene esto que ver con el versículo? Mucho, Dios escucha, no oye. Es decir, su forma de actuar tiene que ver con darle tiempo a cada creyente para comprender claramente lo que le ocurre.

¿Cuando escucha Dios? Pues, por lo que dice la Biblia siempre. Aunque en ocasiones no lo entendamos con claridad. Porque tenemos tan atosigado nuestro entendimiento de ideas paganas mezcladas con cristianismo que llegamos a creer que Dios tiene escucha selectiva, a veces si, otras veces no, lo que evidentemente, está en contra de la esencia de la divinidad.

En este no entender cómo es que escucha Dios, hemos ideado, más por desesperación que por lógica algunas acciones que no sólo no tienen fundamento bíblico, sino que además, introducen una lógica irracional a la comunión con Dios. Me refiero a las llamada “cadenas de oración” o “oraciones grupales”, creyendo que con la masividad del “pedido” Dios accederá a nuestras peticiones, como si hubiera que convencerlo para actuar, cuando en realidad Dios siempre escucha, aún cuando sea una persona y en una sola oportunidad que alguien clama a Dios.

El problema es que no logramos entender ni aceptar la intervención divina. Los seres humanos necesitamos ser persuadidos, por esa razón, utilizamos todas las medidas posibles para convencer a quienes lo necesitan, utilizando todos los medios posibles, y a veces, no tan correctos, para que se haga lo que nosotros deseamos. El problema es que hemos hecho a Dios a nuestra medida y pensamos que de esa misma forma actúa Dios, es decir, pensamos que hay que persuadirlo, convencerlo, introducir una especie de matonaje espiritual porque pensamos que mientras más personas pedimos, Dios no tendrá otra que contestar.... ¡pobre de aquel que ora solo sin tener una cadena de oración que lo acompañe! Todas esas ideas, no tienen fundamento. Dios escucha, siempre, y punto. Aún cuando seas sólo tu y Dios.


Copyright: Dr. Miguel Ángel Núñez. Del libro inédito: 
SALMOS DE VIDA 

#MiguelÁngelNúñez #meditaciónmatinal #devocióndiaria
Comparte en:    Facebook Twitter Google+

0 comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog, y a las personas que lo leen. Te agradezco por tus aportes. Sin embargo, ten en cuenta que para que se publique lo que comentas debes indicar tu nombre (no se publicará ningún mensaje anónimo), y no debe aparecer ningún enlace a alguna página, número de teléfono, o dirección. Además, no se publicará ningún comentario con tinte ofensivo, homofóbico, discriminatorio, insultante o irrespetuoso. Todo lo demás, es bienvenido.