27 nov. 2016

Gala de soberbia


“No hagan gala de soberbia contra el cielo, ni hablen con aires de suficiencia” (Salmo 75:5)


La soberbia es ciega. No ve lo que hace y no tiene conciencia de cuan absurda es su actitud. Las personas soberbias se atreven, incluso, a tener aires de suficiencia en relación con Dios. Pequeños bufones jugando a tratar a Dios como si fuera uno de sus pares.

El gran problema de los soberbios es que no se dan cuenta de lo torpe y absurdo de su forma de actuar.

Los soberbios, creen que el poder está en sus manos. Que son capaces de hacer lo que quieran y quedarán inmunes.

No tienen escrúpulos para hacer las más torcidas acciones, porque se creen invensibles y no reprensibles.

Pero la realidad, es que tarde o temprano, los soberbios terminan recibiendo las consecuencias de sus malas decisiones y de su actitud presuntuosa.

En todos los tiempos y en todas las profesiones u oficios, han existido soberbios. Personas que no han escatimado en lo más mínimo para realizar acciones torcidas y aberrantes.

Cuesta creer que muchos de los nazis eran cristianos practicantes, incluso, muchos de ellos, ministros y pastores que habían hecho votos de ser leales a Dios en primer lugar y entregar sus vidas al servicio de otras personas. Pero, la soberbia los maldijo. Perdieron sentido de toda proporción. Se convirtieron en asesinos implacables. En personas que no perdonaron a sus vecinos ni amigos, y que arrasaron con todo aquel que osó oponérseles.

La soberbia enceguece. Quienes llegan a tener algo de poder y creen que pueden hacer lo que quieran, se convierten en individuos que se pervirtiendo poco a poco, porque una vez que haz comenzado a errar, es muy difícil dar pie atrás, especialmente si te guía la altanería. Es como subirse a un tobogán, una vez lanzado, es practicamente imposible volver. Tal vez por eso es tan recurrente el tema de la soberbia en la Biblia, porque Dios sabe que una persona humilde siempre tiene esperanza, pero un altanero y soberbio, va perdiendo la capacidad de regresar con un error tras otro.


Copyright: Dr. Miguel Ángel Núñez. Del libro inédito: 
SALMOS DE VIDA 

#MiguelÁngelNúñez #meditaciónmatinal #devocióndiaria
Comparte en:    Facebook Twitter Google+

0 comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog, y a las personas que lo leen. Te agradezco por tus aportes. Sin embargo, ten en cuenta que para que se publique lo que comentas debes indicar tu nombre (no se publicará ningún mensaje anónimo), y no debe aparecer ningún enlace a alguna página, número de teléfono, o dirección. Además, no se publicará ningún comentario con tinte ofensivo, homofóbico, discriminatorio, insultante o irrespetuoso. Todo lo demás, es bienvenido.