28 nov. 2016

Temido por los reyes



“Al que acaba con el valor de los gobernantes, ¡al que es temido por los reyes de la tierra!” (Salmo 76:12)

Idi Amin Dadá, fue el cruel dictador de Uganda, entre 1971 y 1979. A su llegada al poder, hizo desaparecer —una forma eufemística de decir que mandó a matarlos— a todos aquellos que se suponían leales al presidente que él había depuesto. Cuando Amín fue derrocado, dejó una nación devastada económica y moralmente, donde el robo, la extorsión y el crimen eran una forma de vida. El dictador expresó durante su gobierno su admiración por la figura de Adolf Hitler. Se calcula que en los 9 años que duró su mandato de terror murieron 500 mil personas asesinadas por el régimen y miles más fueron torturados y valdados, quedando con secuelas físicas, psicológicas y emocionales profundas. ¿Le temería a Dios Idi Amin? Sostenía ser musulmán y creer en el Corán, pero su vida, era totalmente incongruente con sus creencias.

La historia humana está llena de personajes similares, llenos de contradicciones, enfermos de megalomanía y riqueza, ufanos por el poder que tienen y sin ninguna empatía ni piedad por los opositores. El asunto es si este versículo se puede o no aplicar a ellos. Porque apartentemente todo indica que no tenía temor de Dios en lo más mínimo.

¿A quién es aplicado el versículo? Es evidente que no a Idi Amin, que vivió toda su vida sin temor de Dios, y lamentablemente, deberá pagarlo muy caro en la eternidad, aparte de todos las personas dañadas por su accionar errático y sádico.

El “temor”, que se atribuye a los seguidores de Dios, es una mala traducción. Supone miedo. ¿Por qué deberíamos temerle a un Dios justo, bueno, santo y lleno de amor? La palabra corresponde a un momento de la historia humana donde lo punitivo tenía más importancia que la persuasión. La mejor traducción debería ser “respeto”. Los gobernantes que conocen a Dios le respeta, y sus gobiernos son respetados, por lo tanto, la primera parte, no se refiere a “terror”, o “dar muerte”, o “quitar el espíritu”, como algunas traducciones sugieren, sino a hombres, seres humanos, que son reyes, y que logran entender que están frente a un Dios todopoderoso, y eso, les “quita el aliento”, en el sentido de admiración.


Copyright: Dr. Miguel Ángel Núñez. Del libro inédito: 
SALMOS DE VIDA 

#MiguelÁngelNúñez #meditaciónmatinal #devocióndiaria
Comparte en:    Facebook Twitter Google+

0 comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog, y a las personas que lo leen. Te agradezco por tus aportes. Sin embargo, ten en cuenta que para que se publique lo que comentas debes indicar tu nombre (no se publicará ningún mensaje anónimo), y no debe aparecer ningún enlace a alguna página, número de teléfono, o dirección. Además, no se publicará ningún comentario con tinte ofensivo, homofóbico, discriminatorio, insultante o irrespetuoso. Todo lo demás, es bienvenido.