11 dic. 2016

Innovar


“El vino nuevo se echa en odres nuevos” (Mateo 9:17)

En tiempos bíblicos no existían recipientes de plástico ni de vidrio para guardar líquidos. Pero, idearon algunas formas ingeniosas para hacerlo. Una de esas innovaciones tecnológicas fue el invento de los odres. No hay antecedentes de a quién se le ocurrió, pero dio resultado y se utilizaron por mucho tiempo.

Los odres se hacían de cuero, generalmente de cabra, oveja y de buey. Tomaban el cuero y lo cocían por todos lados, excepto por lo que correspondía al cuello del animal. Las pieles eran curtidas, es decir, preparadas en un proceso para que pudieran contener los líquidos que se guardaban.

Los odres servían para guardar agua, aceite, leche, vino y también, mantequilla y queso. Se cocían de tal modo que se doblaban las costuras de tal modo que no saliera nada del líquido guardado. Se dejaba una abertura en donde estaba la cabeza del animal y allí se ponía un tapón o una amarra para mantenerlo cerrado. En todo el proceso, lo más importante era curtir bien el cuero para que no adquiriese mal sabor el líquido que se pondría en su interior.

Alguien lo inventó. Puede parecernos rudimentario para nosotros en el siglo XXI acostumbrados a recipientes sofisticados y con otros materiales. Pero para la época supuso una revolución tecnológica, que permitía transportar líquidos sin derramar y sin que se evaporaran por el calor.

La vida exige innovación. Muchos innovadores, que han facilitado la vida a las personas, no se conocen, pero todos tienen una característica en común: No se contentan con lo que existe, siempre están en la búsqueda de nuevas alternativas que hagan más fácil la vida.

Lo que ocurre al nivel de la innovación en tecnología, también debe ocurrir en la vida humana. Las personas que no cambian, que no hacen innovaciones en su vida, se estancan y terminan viviendo rutinas que terminan por ser destructivas.

La vida exige innovación. Proponernos metas nuevas, buscar formas de facilitar la vida, elegir las mejores alternativas que nos permitan existir de una forma diferente.

Innovar es la clave del éxito en todo. Los que fracasan a menudo son conformistas, personas que se duermen en los laureles.



Copyright: Dr. Miguel Ángel Núñez. Del libro inédito: 
SUPERANDO OBSTÁCULOS

#MiguelÁngelNúñez #meditaciónmatinal #devocióndiaria
Comparte en:    Facebook Twitter Google+

0 comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog, y a las personas que lo leen. Te agradezco por tus aportes. Sin embargo, ten en cuenta que para que se publique lo que comentas debes indicar tu nombre (no se publicará ningún mensaje anónimo), y no debe aparecer ningún enlace a alguna página, número de teléfono, o dirección. Además, no se publicará ningún comentario con tinte ofensivo, homofóbico, discriminatorio, insultante o irrespetuoso. Todo lo demás, es bienvenido.