13 abr. 2017

Amar sin necesitar


“No lo digo porque esté necesitado, pues he aprendido a estar satisfecho con lo que tengo” (Filipenses 4:11 BLS)
 

Las canciones populares transmiten conceptos tan erróneos que de sólo escucharlos con un poco de atención podríamos darnos cuenta de lo dañino que pueden ser algunos conceptos. Frases como “me mato si tú no estás”, “no puedo vivir sin ti”, “tú eres mi aire, sin tí no respiro”, “si tu no estás nada tiene sentido”, y un gran etcétera, que llenaría páginas y páginas de frases parecidas, lo único que revela es una gran distorsión acerca del amor.
 

Amar no es necesitar a otra persona como si fuera nuestro aire. Eso es dependencia insana. Nos hace no ser capaces de vivir desde nuestro propio ser y convertir a otro ser humano en nuestro bastón existencial. El amor, no hace nada parecido. Amar de manera sana no es dependencia.
 

El amor no nos puede privar de nuestra libertad, si así lo hace, entonces, es un engaño. Como diría Arturo Graf: “Si no tienes libertad interior, ¿qué otra libertad esperas poder tener?” En otras palabras, si no eres libre cuando amas, cómo puedes alegar ser libre verdaderamente. Amar no tiene nada que ver con la esclavitud.
Walter Riso habla del apego que nos esclaviza y nos quita la capacidad de elegir por nosotros mismos. “Si sufres de apego, —nos dice— llegará un momento en que la pérdida de la libertad te amargará la vida” (Riso, 2012: 38). ¿Por qué? Pues simplemente, porque en algún instante nos daremos cuenta que ya no somos dueños de nosotros mismos, que dependemos de otra persona, que estamos tan atados a los estados emocionales de otro, que pareceremos como arpa que suena sólo si le tocan alguna cuerda. 


No responderemos por nosotros mismos sino ligados a la situación que esté viviendo la persona a la que estamos ligados, lo que evidentemente, nos hace ser dependientes.
 

El amor nace y vive en la libertad. Eso no le gusta a personas inseguras que necesita que las necesiten y creen que amar es algo similar, sin que se den cuenta que eso es solamente una condición de su propia patología: Son codependientes.
 

Amar y depender son dos situaciones distintas. Un niño depende, porque es frágil y porque está en crecimiento. Sin embargo, un infante madura, crece, se desapega, se aleja, simplemente, porque creció.




https://www.amazon.com/Conceptos-b%C3%A1sicos-violencia-dom%C3%A9stica-Spanish/dp/1537533266/ref=asap_bc?ie=UTF8

Copyrigh: Dr. Miguel Ángel Núñez.

Del libro inédito: LAZOS DE AMOR

#MiguelÁngelNúñez #meditaciónmatinal #devocióndiaria
 
Comparte en:    Facebook Twitter Google+

0 comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog, y a las personas que lo leen. Te agradezco por tus aportes. Sin embargo, ten en cuenta que para que se publique lo que comentas debes indicar tu nombre (no se publicará ningún mensaje anónimo), y no debe aparecer ningún enlace a alguna página, número de teléfono, o dirección. Además, no se publicará ningún comentario con tinte ofensivo, homofóbico, discriminatorio, insultante o irrespetuoso. Todo lo demás, es bienvenido.