1 abr. 2017

Amor líquido


“¡Cuánto más en el hombre, que es tan débil como una casa de barro construida sobre el polvo y que puede ser aplastado como la polilla!” (Job 4:19)
 

El sociólogo Zygmunt Bauman acuñó el término “amor líquido” (2006), para referirse a la fragilidad de los vínculos humanos en el mundo contemporáneo.
 

Dice el autor que “en nuestro mundo de rampante ‘individualización’, las relaciones son una bendición a medias. Oscilan entre un dulce sueño y una pesadilla, y no hay manera de decir en qué momento uno no se convierte en la otra. Casi todo el tiempo ambos avatares cohabitan, aunque a niveles diferentes de conciencia. En un entorno de vida moderno, las relaciones suelen ser, quizá, las encarnaciones más comunes, intensas y profundas de la ambivalencia. Y por eso, podríamos argumentar, ocupan por decreto el centro de atención de los individuos líquidos modernos, que las colocan en el primer lugar de sus proyectos de vida” (Bauman 2006:8).
 

Con estas palabras Bauman hace una síntesis descarnada de lo que él entiende por la naturaleza de la vida contemporánea. No deja de tener razón porque en la observación intuitiva, sin aspavientos de rigurosidad, sino la simple mirada, lo que se observa es una sociedad que oscila entre la seguridad y el sentimiento de vacío, entre el amor como expresión de alegría y la tragedia del amor vivido como una experiencia límite.
 

¿Cómo hemos llegado a esta situación?
 

Pues, de muchas formas. Pero la principal es que los seres humanos contemporáneos se han ido quedando sin referentes absolutos, se han ido perdiendo los grandes hitos que daban cierta coherencia a la humanidad. Lo que queda es un relativismo tan grave y aberrante, que el ser humano termina colgado de la nada.
 

El amor, tal como las relaciones sanas, necesita un contexto de seguridad. No de ambivalencias que generan incertidumbre. Se ama en el compromiso y la elección permanente, de otro modo, el vínculo se torna en frágil y pasa factura de emociones encontradas, de sentimientos de minusvalía o de la fractura emocional que termina por hacer que muchos simplemente duden del amor. Como si amar fuera algo extraño y dado sólo a unos cuantos bendecidos, y el resto debiera conformarse sólo con migajas o vislumbres momentáneas del amor real.



https://www.amazon.com/Sobrevivientes-Historias-violencia-superaci%C3%B3n-esperanza-ebook/dp/B01LZBVKNA/ref=la_B01LQWG5ZE_1_4?s=books&ie=UTF8&qid=1487590277&sr=1-4

Copyrigh: Dr. Miguel Ángel Núñez. Del libro inédito: 
LAZOS DE AMOR

#MiguelÁngelNúñez #meditaciónmatinal #devocióndiaria
Comparte en:    Facebook Twitter Google+

0 comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog, y a las personas que lo leen. Te agradezco por tus aportes. Sin embargo, ten en cuenta que para que se publique lo que comentas debes indicar tu nombre (no se publicará ningún mensaje anónimo), y no debe aparecer ningún enlace a alguna página, número de teléfono, o dirección. Además, no se publicará ningún comentario con tinte ofensivo, homofóbico, discriminatorio, insultante o irrespetuoso. Todo lo demás, es bienvenido.