4 abr. 2017

Amores instantáneos

"El amor jamás se extingue” (1 Corintios 13:8 NVI)
 

Si vamos a cualquier supermercado lo que abunda es el alimento instantáneo. Verduras ya cocidas y listas para usar. Legumbres preparadas. Comidas sofisticadas, que lo único que tenemos que hacer es ponerlas en el microondas, no más de 3 o 4 minutos, y algunas, algunos segundos, y ya está. No tenemos que pensar en qué comeremos, ni en ocupar gran cantidad de tiempo en la elaboración de nuestros alimentos. Aún más, se está imponiendo la idea de que mientras más rápido, mejor.
 

Inevitablemente, esa premisa cultural de lo instantáneo, también se ha trasladado a las relaciones de pareja.
 

Esa idea de que para que una relación funcione precisa de tiempo y continuidad, parece estar encallando en las rocas de lo instantáneo y rápido, que caracteriza los vínculos contemporáneos.
 

Pensar en una única pareja, parece ya no ser el ideal de muchos que comienzan relaciones de parejas con la premisa, si no funciona a la primera, pues cortamos y busco a otra persona. Así de fácil y descarnado, sin entender, que el amor, como el vino añejo, necesita tiempo para madurar y solidificarse. No es cosa de un día ni admite la impaciencia del individuo contemporáneo que quiere todo rápido y sin la espera que implica madurar.
 

Aun la sexualidad se ha transformado en una relación de encuentros instantáneos, donde no parece importar la continuidad ni la permanencia, sino el placer rápido, sin compromiso y libre de ataduras. El cine, la televisión y la literatura moderna, están haciendo eco de esta premisa cada vez más común y lamentablemente, normalizada por una sociedad que no percibe que por ese camino, pavimenta su propio fracaso.
 

El amor necesita así como la cava del vino de tiempo, maduración, temperatura adecuada, elaboración sin apuro, porque de otro modo, no resulta y todo termina en un gran fiasco.
 

Apurar el amor, es como querer tener un vino espumoso, como un proceso instantáneo sin permitir que madure y fermente de la forma adecuada. Es una ilustración, que nos muestra que si al amor no se le da el tiempo correcto, resulta ser un gran fiasco y un líquido que termina por ser repulsivo y no agradable. El amor madura lentamente y con cuidado, de otro modo se torna en algo distinto a lo que los amantes esperan, provocando frustración y no alegría.


https://www.amazon.com/S%C3%B3lo-valientes-triunfan-Pasaje-Spanish/dp/1537608452/ref=asap_bc?ie=UTF8

Copyrigh: Dr. Miguel Ángel Núñez.

Del libro inédito: LAZOS DE AMOR

#MiguelÁngelNúñez #meditaciónmatinal #devocióndiaria
Comparte en:    Facebook Twitter Google+

0 comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog, y a las personas que lo leen. Te agradezco por tus aportes. Sin embargo, ten en cuenta que para que se publique lo que comentas debes indicar tu nombre (no se publicará ningún mensaje anónimo), y no debe aparecer ningún enlace a alguna página, número de teléfono, o dirección. Además, no se publicará ningún comentario con tinte ofensivo, homofóbico, discriminatorio, insultante o irrespetuoso. Todo lo demás, es bienvenido.