19 may. 2017

Con cánticos de júbilo



“Preséntense ante él con cánticos de júbilo” (Salmo 100:2)

Me gusta salir a caminar al alba, cuando está amaneciendo y las aves comienzan a cantar. Vivo en un lugar rodeado de naranjos y mandarinas, de paltos y caquis. Generalmente cuando camino voy solo, rara vez me cruzo con alguien, así que es mi hora de encontrarme con mi Señor. Generalmente le hablo y otras veces me contento con escuchar el viento, mirar a lo lejos el mar, o simplemente, observar el paisaje, a un lado del camino huertos de naranjos, bosques de pinos y a lo lejos, montañas de bosques y al fondo, el mar con su espectáculo de azul intenso. Es mi momento de solaz, cuando puedo gritar a toda voz que me alegra ser hijo de Dios. Canto, río, a veces si estoy de mal humor peleo con Dios y le digo sus cuantas verdades, pero como somos amigos, sé que siempre me entiende.

Me apena que la religiosidad se encuentre circunscrita a edificios y hayamos perdido la alegría del encuentro con Dios en la naturaleza. Todo lo que existe canta de un Dios creador y amoroso, sólo hay que detenerse y mirar.

Cuando regreso de mi caminata, una hora después, comienzan a pasar los autos de las personas que van a sus lugares de trabajo. La mayoría me saluda mientras conducen. Suelo levantar mi mano para saludarles, y nunca he hablado con ninguno, pero así es por aquí, la gente es amistosa. Siempre que vengo traigo un canto en mi mente, y tengo alegría, no sólo porque el ejercicio me llena de energía, sino porque el encuentro a las primeras horas con Dios me llena de paz y me hace el día.

El salmista invita a que nos presentemos delante de Dios con “cánticos de júbilo”. ¿Dónde? ¡Pues, en cualquier lugar! Dios es ominipresente. Esperar para ir a un templo para cantar es vivir una fe infantil. En cualquier lugar podemos adorar a Dios.

Estaba dirigiendo una semana para la familia en Barcelona, España, una mañana mientras me dirigía a la congregación donde iba a desarrollar el tema, me encontré a boca de jarro con un coro contemporáneo de música cristiana. Personas de todas las edades cantaban en la calle a todo pulmón y con una alegría contagiante, como debe ser, como es lo saludable, expresar, con gozo que se tiene certeza.
 Un nombre nuevo

Copyright: Dr. Miguel Ángel Núñez. 
Del libro inédito: SALMOS DE VIDA 

#MiguelÁngelNúñez #meditaciónmatinal #devocióndiaria
Comparte en:    Facebook Twitter Google+

0 comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog, y a las personas que lo leen. Te agradezco por tus aportes. Sin embargo, ten en cuenta que para que se publique lo que comentas debes indicar tu nombre (no se publicará ningún mensaje anónimo), y no debe aparecer ningún enlace a alguna página, número de teléfono, o dirección. Además, no se publicará ningún comentario con tinte ofensivo, homofóbico, discriminatorio, insultante o irrespetuoso. Todo lo demás, es bienvenido.