30 jul. 2017

Frenar el odio



“Y eso que yo antes le ofendía con mis palabras, le perseguía y le insultaba. Pero Dios tuvo misericordia de mí, porque yo todavía no era creyente y no sabía lo que hacía” (1 Timoteo 1:13)

El Ministerio de Justicia de Alemania ha propuesto un proyecto de ley para que se multe hasta en 50 millones de euros a empresas como Facebook, Twitter y otras compañías que no eliminen o bloqueen rápidamente mensajes cargados de odio o noticias manifiestamente falsas.

Alemania viene estudiando hace tiempo alguna fórmula para detener la difamación, los mensajes de odio y las calumnias que se transmiten a través de Internet de manera impune. Una de las fórmulas estudiadas es obligar a las empresas que ofrecen los servicios de redes sociales a filtrar lo que se publica en sus sitios.

El problema ya alcanza ribetes de conflicto social. Lo más lastimoso del asunto es que no sólo criminales, grupos extremistas y reconocidos incitadores son culpables, sino miles de cristianos que amparados en el anonimato o la sensación de impunidad que da internet, se atreven a mentir, difundir rumores, difamar y escribir lo que se les venga en gana, creyendo que no afecta a nadie, lo que es definitivamente falso. No hay inocentes en difundir rumores infundados ni gente no dañada cuando se transmiten odios o injurias.

Los cristianos deberían ser los primeros en defender el buen decir y el hablar con propiedad, sabiendo lo que la Biblia enseña al respecto, donde Pablo y los escritores bíblicos hacen llamados a ser ponderados en la forma de expresarse, pasajes, que seguramente o ignoran o pasan por alto los llamados “defensores de la sana doctrina” que con su actuar enlodan el cristianismo y ponen en tela de juicio lo que precisamente creen defender.

“La oscuridad no puede deshacer la oscuridad; únicamente la luz puede hacerlo. El odio nunca puede terminar el odio; únicamente el amor puede hacerlo” (Martin Luther King)



Copyright: Dr. Miguel Ángel Núñez. 
Del libro inédito: REFLEXIONES AL AMANECER


#MiguelÁngelNúñez #meditaciónmatinal #devocióndiaria
Comparte en:    Facebook Twitter Google+

0 comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog, y a las personas que lo leen. Te agradezco por tus aportes. Sin embargo, ten en cuenta que para que se publique lo que comentas debes indicar tu nombre (no se publicará ningún mensaje anónimo), y no debe aparecer ningún enlace a alguna página, número de teléfono, o dirección. Además, no se publicará ningún comentario con tinte ofensivo, homofóbico, discriminatorio, insultante o irrespetuoso. Todo lo demás, es bienvenido.