24 ago. 2017

Una nueva lectura



“Se unirá a su mujer y serán una sola carne” (Génes 2:24)

La Biblia permite múltiples lecturas. Este texto en particular se lo ha leído habitualmente en un sentido sexual, y al hacerlo así le han quitado una de sus fortalezas que es “unidad” y “sola carne”, que en el texto no tiene una connotación sexual.

Lo que el texto establece es una relación unitaria, de una comunión total entre el varón y la mujer. Para los hebreos, especialmente, los que entendieron el sentido original de las palabras de Moisés, el matrimonio era visto como una relación de unidad donde no hay lugar para un accionar individual que implique separación o independencia. Lo que debe primar es la interdependencia.

En tiempos de Cristo esto se había perdido. La mujer no era considerada un interlocutor válido. No es extraño que cuando les llama la atención sobre su comportamiento hacia el matrimonio en particular, y hacia la mujer en general, cite este versículo.

Jesús con sus palabras quería corregir el comportamiento de los varones en el matrimonio, al menos, los que vivían en la Palestina de su tiempo. Su defensa, no fue sólo para mantener la unidad en el matrimonio sino también para poner a la mujer en el lugar que Dios le dio al comienzo, y no como en la sociedad patriarcal donde la mujer estaba marginada y confinada a vivir en subyugación a los varones.

Como es habitual en Cristo quiere volver la mirada de sus oyentes a los ideales de Dios, hacerlos pensar en lo que han perdido por su terquedad y hacerlos reflexionar en la voluntad de Dios, que no consiste en vivir de la forma en que lo estaban haciendo.

El mensaje sigue estando vigente hoy. Muy pocos ponen su mira en los ideales originales de Dios para el matrimonio. Tratan a sus esposas como sirvientas y esclavas sexuales, y suponen que eso es el matrimonio. La infelicidad que viven muchas mujeres casadas es el mejor testimonio de cuanto se han alejado de los ideales primarios de Dios. Siempre es posible volver, pero para eso se necesita voluntad de cambio y aprender qué es lo correcto.



Copyright: Dr. Miguel Ángel Núñez. 
Del libro inédito: SER MUJER NO ES PECADO


#MiguelÁngelNúñez #meditaciónmatinal #devocióndiaria

Comparte en:    Facebook Twitter Google+

0 comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog, y a las personas que lo leen. Te agradezco por tus aportes. Sin embargo, ten en cuenta que para que se publique lo que comentas debes indicar tu nombre (no se publicará ningún mensaje anónimo), y no debe aparecer ningún enlace a alguna página, número de teléfono, o dirección. Además, no se publicará ningún comentario con tinte ofensivo, homofóbico, discriminatorio, insultante o irrespetuoso. Todo lo demás, es bienvenido.