27 nov. 2017

Cercado por su amor



“Tú, que salvas con tu diestra a los que buscan escapar de sus adversarios, dame una muestra de tu gran amor. Cuídame como a la niña de tus ojos; escóndeme, bajo la sombra de tus alas de los malvados que me atacan, de los enemigos que me han cercado.” (Salmo 17:7-9). 


Hay en este salmo una confianza tan grande en Dios que parece la fe de un niño, tranquila, sin preguntas que estorben y con la plena seguridad que lo que está pidiendo será contestado por la divinidad.

Alguna vez Jesús dijo: “A menos que ustedes cambien y se vuelvan como niños, no entrarán en el reino de los cielos” (Mateo 18:3). Con esto Cristo estaba señalando que la fe no es para ser discutida sino aceptada, así como un niño acepta las indicaciones que se le dan sin objetar.

El salmista entiende que el amor de Dios se manifiesta en hechos concretos, en este caso, poniendo un cerco de amor alrededor del que está realizando la petición para ser salvado de la persecusión implacable de sus enemigos.

En muchos momentos en la vida humana existe ese sentimiento de indefención que produce el estar frente a un grupo de personas que sólo ataca y vulnera nuestra tranquilidad con difamaciones y mentiras.

El gran problema de la difamación no es tanto la mentira que se propaga, sino que por un hecho extraño de la mente humana, siempre se tiende a difundir lo malo de otros, y por más insólito que parezca, aunque se pruebe que lo que se ha difundido es una mentira, la gente tiende a pensar que si se dijo, “algo de verdad habrá”. Probablemente, con eso es que cuentan los mentirosos, injuriosos y difamadores.

La tendencia humana normal es tomar la justicia en las propias manos y responder con la misma moneda. La actitud del salmista es totalmente diferente, decide descansar en la providencia de Dios y en su amor inconmensurable. Elige pedir que Dios ponga un cerco de amor a su alrededor y dejar que sea Él quien solucione el problema, poniendo atajo a quienes lo maltratan. Un ejemplo hermoso a seguir.



Copyrigh: Dr. Miguel Ángel Núñez. 
Del libro inédito: SALMOS DE VIDA 

#MiguelÁngelNúñez #meditaciónmatinal #devocióndiaria
Comparte en:    Facebook Twitter Google+

0 comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog, y a las personas que lo leen. Te agradezco por tus aportes. Sin embargo, ten en cuenta que para que se publique lo que comentas debes indicar tu nombre (no se publicará ningún mensaje anónimo), y no debe aparecer ningún enlace a alguna página, número de teléfono, o dirección. Además, no se publicará ningún comentario con tinte ofensivo, homofóbico, discriminatorio, insultante o irrespetuoso. Todo lo demás, es bienvenido.