5 nov. 2017

Dar gracias a un Dios bueno



“Den gracias al SEÑOR, porque él es bueno” (Salmo 136:1a)

En medio de tanto folklore religioso que abunda, especialmente en ese espacio de ignorancia y ficción en que se han convertido las redes sociales, entusiasma leer las palabras del salmista que llaman a dar gracias a un Dios bueno.

Cuando suceden desgracias a consecuencia de huracanes, tornados, terremotos y otros desastres naturales, aflora la maldad humana que atribuye a Dios su propia falta de bondad introduciendo la idea errónea de que Dios produce o “permite” dichos eventos, que para efectos es lo mismo: Es decir, un dios malo que busca hacer sufrir a las personas, para, según los maquiavélicos que abundan entre los cristianos, hacer que la gente se “acerque” a Dios.

¿Cómo puede ocurrírsele a una mente inteligente que alguien se va a acercar a un dios de terror que provoca huracanes y mata gente en terremotos? ¿En qué mente distorcionada puede caber la idea de un Dios bueno y que a la vez ocasione dolores indesibles con la muerte de personas y con las heridas de quienes padecen dichos desastres?

Cada vez que ocurre un fenómeno natural con efectos catastróficos me avergüenzo de ser cristiano, no porque no crea en Jesús, sino porque muchos de sus supuestos seguidores lo que hacen es blasfemar en su nombre y provocar que miles de personas que han caído heridas por eventos naturales, terminen odiando esa idea de Dios tan macabra que les es presentada.

¿Cómo podría adorar a un Dios que provoca un tornado que mata a mi hijo? ¿Cómo es posible pensar que hay algo bueno en un terremoto que supuestamente podría acercarme a un monstruo divino que lo ocasiona?

A veces no sé si las personas que emiten esos conceptos están enfermas de la cabeza o son parte de una conspiración internacional para provocar que cientos y miles de personas se alejen definitivamente de Cristo y de la espiritualidad.

Dios es bueno. Un Dios de bondad no provoca ni permite terremotos. Un Dios cuya esencia es el amor no hace sufrir a las personas y menos para manipularlas de manera monstruosa para que le sigan, eso no es nada más que tortura para lograr seguidores.



Copyright: Dr. Miguel Ángel Núñez 
Del libro inédito: Salmos de vida

#MiguelÁngelNúñez #Meditacióndiaria #Devocional
Comparte en:    Facebook Twitter Google+

0 comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog, y a las personas que lo leen. Te agradezco por tus aportes. Sin embargo, ten en cuenta que para que se publique lo que comentas debes indicar tu nombre (no se publicará ningún mensaje anónimo), y no debe aparecer ningún enlace a alguna página, número de teléfono, o dirección. Además, no se publicará ningún comentario con tinte ofensivo, homofóbico, discriminatorio, insultante o irrespetuoso. Todo lo demás, es bienvenido.