22 nov. 2017

Un Dios de restauración



“Restaura a los abatidos” (Salmo 147:3a)

El énfasis bíblico es la restauración. Es lo que Dios mejor hace y lo que está más ligado a su carácter de amor y bondad. Cuando esa característica del carácter de Dios no es resaltada de manera suficiente, entonces, se termina en una religión fría y carente de misericordia.

El concepto restauración es poderoso. Sólo se restaura aquello que se considera valioso, de otro modo, se lo tira a la basura. Sin embargo, entender el valor de algo o alguien es un arte.

En Australia conocí a un ebanista, que no es lo mismo que mueblista o carpintero. Los ebanistas son verdaderos artistas de la madera. Logran hacer obras de arte que luego valen miles de dólares. Un día le preguntaron de dónde sacaba la madera para hacer los muebles que hacía y que vendía en su tienda. Obras de arte muy cotizadas y de mucho valor.

El hombre sonrió y dijo una frase enigmática:

—Lo que para otros es basura para mi es algo valiosísimo.

El periodista no entendió y el hombre sabiéndolo le explicó:

—Cada cierto tiempo la gente, en coordinación con el municipio, saca a la calle lo que no quiere para que lo lleve el basurero, la noche anterior yo recorro con mi camión las calles y voy recogiendo todos aquellos muebles despreciados y que están hechos con buena madera. Luego, los traigo a mi taller y los restauro.

El que hacía la entrevista no podía dar crédito a lo que escuchaba porque los muebles que había en esa tienda eran preciosos y de mucho valor.

Eso hace Dios. Toma vidas destruidas y maltratadas y las restaura. Hace lo que realiza un artesano. Mira el valor que hay detrás de aquello que ha sido desechado. Observa los detalles. Trabaja con pasión y destreza para devolver a objetos maltrechos y abandonados su antigua belleza, esa que está escondida para los ojos que no son expertos en restauración.

Dios es nuestro artesano que con ojo experto nos ve y no desecha a nadie. Nos toma bajo su alero, nos lleva a su taller y nos restaura con amor, paciencia, bondad y misericordia. ¿Cómo no amarlo?



Copyrigh: Dr. Miguel Ángel Núñez. 
Del libro inédito: SALMOS DE VIDA 

#MiguelÁngelNúñez #meditaciónmatinal #devocióndiaria
Comparte en:    Facebook Twitter Google+

0 comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog, y a las personas que lo leen. Te agradezco por tus aportes. Sin embargo, ten en cuenta que para que se publique lo que comentas debes indicar tu nombre (no se publicará ningún mensaje anónimo), y no debe aparecer ningún enlace a alguna página, número de teléfono, o dirección. Además, no se publicará ningún comentario con tinte ofensivo, homofóbico, discriminatorio, insultante o irrespetuoso. Todo lo demás, es bienvenido.