4 ene. 2018

Alternativas



“Procurad tanto más de hacer firme vuestra vocación y elección” (2 Pedro 1:10 RV09)

Tzvetan Todorov, profesor, filósofo, lingüista, historiador y crítico literario francés de origen búlgaro en uno de sus libros escribe: “La alternativa que se ofrecía a la población era adoptar la nueva fe con entusiasmo o someterse a ella por miedo al sufrimiento. La presión era tal que nadie podía superarla. Pero las reacciones fueron distintas: unos se negaron (y aceptaron morir), mientras que otros se sometieron (y aceptaron matar)”. Pocas frases para mostrar una realidad cruenta, los momentos en que creemos que no tenemos alternativas, pero lo que la realidad muestra es que siempre existen salidas.

La libertad humana es indeclinable. Aún cuando elegimos no elegir estamos eligiendo. Como diría el filósofo francés J. P. Sartre: “Ser libre es estar condenado a ser libre” (Sartre, 1993:160). Una paradoja, cuando tienes libertad de elegir no puedes hacer otra cosa que elegir porque aún cuando eliges no elegir, elijes. Por eso, cuando alguien cree no tener alternativas, en el fondo está renunciando a ejercer la libertad.

Muchos actúan como si las circunstancias determinaran sus decisiones y sus estados de ánimo sin darse cuenta que somos nosotros mismos los que nos ponemos límites y elegimos actuar de un modo u otro.

La vida es alternativa. En todo sentido. Porque aún cuando estemos atado a una silla de rueda o recluidos en una cárcel física o mental, podemos elegir el tipo de vida que queremos, a menos claro, que nuestras facultades mentales estén alteradas, y en ese caso no tendremos ninguna opción, porque la habremos perdido. Si no es eso, todo es alternativa y elección, todo.

“Los esclavos que no conocen más que la esclavitud son esclavos dóciles. Los prisioneros que únicamente conocen la existencia de la cárcel no sufren por su falta de libertad” (Michel Ende)



Copyrigh: Dr. Miguel Ángel Núñez. 
Del libro inédito: Reflexiones al amanecer 


#MiguelÁngelNúñez #meditaciónmatinal #devocióndiaria
Comparte en:    Facebook Twitter Google+

0 comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog, y a las personas que lo leen. Te agradezco por tus aportes. Sin embargo, ten en cuenta que para que se publique lo que comentas debes indicar tu nombre (no se publicará ningún mensaje anónimo), y no debe aparecer ningún enlace a alguna página, número de teléfono, o dirección. Además, no se publicará ningún comentario con tinte ofensivo, homofóbico, discriminatorio, insultante o irrespetuoso. Todo lo demás, es bienvenido.