13 ene. 2018

Efecto mariposa



“Cuando llegue el tiempo de la cosecha” (Mateo 21:41)


Un antiguo proverbio chino dice: “el leve aleteo de las alas de una mariposa se puede sentir al otro lado del mundo”, es el más antiguo antecedente de lo que se conoce como “efecto mariposa”, el más leve cambio en un lugar, tendrá consecuencias en otro.

Edward Norton Lorenz (1917–2008) matemático y meteorólogo estadounidense, pionero en el desarrollo de la teoría del caos acuñó el concepto “efecto mariposa”. En síntesis la teoría sostiene que si se parte de dos mundos o situaciones globales casi idénticos, pero en uno de ellos hay una mariposa aleteando y en el otro no, a largo plazo, el mundo con la mariposa y el mundo sin la mariposa acabarán siendo muy diferentes. En uno de ellos puede producirse a gran distancia un tornado y en el otro no suceder en absoluto.

En un sentido distinto, todos vivimos un “efecto mariposa” en nuestras vidas, a lo largo de la vida. Un pequeño incidente, apensas perceptible o que no trae grandes consecuencias, puede significar un giro totalmente distinto para nuestras vidas.

Recuerdo cuando era adolescente, me encumbraba en los 14 años y leí el libro El hombre mediocre de José Ingenieros, quedé impactado, con una sensación de aturdimiento existencial, me alarmé porque entendí que todo lo que haría en la vida en algún momento tendría consecuencias. Cuando le conversaba a mis compañeros, que a esa edad andaban en otra, me miraban como extraterrestre. El tiempo me ha dado la razón.

Nada es irrelevante. Todo lo que nos ocurre tiene un impacto en nuestra vida. Los budistas hablan de ser sensibles a lo que nos ocurre, y lamentablemente, muchas personas no perciben que tal como dice la Biblia, en algún momento cosecharemos.

“Si se hacen cosas reales, también son reales sus consecuencias” (Loris Malaguzzi)



Copyrigh: Dr. Miguel Ángel Núñez. 
Del libro inédito: Reflexiones al amanecer 


#MiguelÁngelNúñez #meditaciónmatinal #devocióndiaria
Comparte en:    Facebook Twitter Google+

0 comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog, y a las personas que lo leen. Te agradezco por tus aportes. Sin embargo, ten en cuenta que para que se publique lo que comentas debes indicar tu nombre (no se publicará ningún mensaje anónimo), y no debe aparecer ningún enlace a alguna página, número de teléfono, o dirección. Además, no se publicará ningún comentario con tinte ofensivo, homofóbico, discriminatorio, insultante o irrespetuoso. Todo lo demás, es bienvenido.