12 ene. 2018

El juez tiempo



“Tan pronto como el grano está maduro, se le mete la hoz, pues ha llegado el tiempo de la cosecha” (Marcos 4:29)

Escribiendo el libro, ¿Y si no merecen honra? Cómo cumplir el mandato con padres que no son honorables, he escuchado un sin fin de historias de hijos y de padres que no logran entender que tarde o temprano recibimos las consecuencias de lo que hacemos. Un hombre viejo, cercano a los 70 años, solo, abandonado, enfermo, cansado y con deseos de morirse me decía:

—No puedo entender por qué no me han perdonado.

Yo sabía la historia de ambos lados. Toda su vida actuó de manera violenta. No sólo maltrató física y psicológicamente a su esposa, sino que también sus hijos sufrieron en carne propia sus arrebatos y actitudes irracionales. Además, nunca se hizo cargo. En algún momento abandonó a sus hijos, y se fue con otra persona, a la que también dejó al cabo de un tiempo con otro hijo a cuestas del que no se hizo cargo. Sembró amarguras en la vida de mucha gente, ¿qué podía esperar al final de sus días? ¿aplausos?

Es cierto, esos hijos podrían haber perdonado, me consta que al menos dos lo han hecho, pero las consecuencias están allí, patentes y el tiempo se encarga de recordarnos que si hicimos algo incorrecto, en algún momento eso nos caerá encima.

Distinto habría sido si ese anciano, en algún momento hubiera regresado, a pedir perdón, a intentar compensar lo que hizo, buscar resarcir de algún modo el daño ocasionado, estoy seguro que otra sería la historia. Pero, nunca lo hizo, y cuando lo conocí no pude más que sentir lástima y compasión por alguien que el tiempo se encargó de decirle lo que nos dice a todos: No te equivoques, en algún momento recibirás las consecuencias.

“Uno de los aspectos más patéticos de la experiencia humana es nuestra ignorancia de las verdaderas consecuencias de nuestros actos” (Alberto Manguel)




Copyrigh: Dr. Miguel Ángel Núñez. 
Del libro inédito: Reflexiones al amanecer 


#MiguelÁngelNúñez #meditaciónmatinal #devocióndiaria
Comparte en:    Facebook Twitter Google+

0 comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog, y a las personas que lo leen. Te agradezco por tus aportes. Sin embargo, ten en cuenta que para que se publique lo que comentas debes indicar tu nombre (no se publicará ningún mensaje anónimo), y no debe aparecer ningún enlace a alguna página, número de teléfono, o dirección. Además, no se publicará ningún comentario con tinte ofensivo, homofóbico, discriminatorio, insultante o irrespetuoso. Todo lo demás, es bienvenido.