23 feb. 2018

Ser mujer en un mundo de hombres



“Tanto hombres como mujeres se bautizaron” (Hechos 8:12)

En su libro Ser mujer en un mundo de hombres, el sociólogo Ángel Gutiérrez Sanz (2014) aborda el problema espinoso de el rol que le ha cabido a la mujer en la sociedad, hasta el día de hoy. En su ensayo aborda la problemática da la mujer escindida en la bipolaridad de los sexos.

La mujer ha sido víctima durante mucho tiempo de desigualdades absolutamente injustas y de discriminaciones que no tienen ninguna lógica.

Gutiérrez Sanza señala que “el drama de la mujer viene condicionado, bien por el olvido de que es persona o bien de que es femenina”. En ambos casos se está ante una situación de injusticia ontológica. Una suerte de forma de ser determinante que termina por afectar tanto a varones como a mujeres.

La mujer y el varón son diferentes, no cabe duda, no obstante, la diferencia no debería servir para hacer que un sexo sea más preponderante que el otro. La dignidad y derechos nunca deberían ponerse en juego por ser varón o mujer. La diferencia no implica discriminación.

Ambos fueron creados para la complementariedad, no para la competencia o la humillación. No se trata de quién tiene más talento para qué, sino de cómo se comparten las diferencias para hacer que la humanidad completa se beneficie.

Uno de los problemas del feminismo extremista es que termina en la misma polaridad que el machismo, es decir, negando la masculinidad o haciendo del varón un objeto de sumisión o repudio, lo que evidentemente no contribuye al bien ser de la humanidad.

La iglesia, debería ser un microespacio donde se pudieran plantear en palabra y acción lo que Dios planeó originalmente para la humanidad. Es decir, debería ser un espacio donde se respete al ser humano más allá de que sea varón o mujer. No hay cabida en un contexto cristiano para actitudes sexistas, machistas o feministas radicales. En Jesucristo todos somos alcanzados por la dignidad y el valor de ser.



Copyright: Dr. Miguel Ángel Núñez
Del libro inédito: Ser mujer no es pecado


#meditadionesmatinales #reflexionesdiarias #devocionales #MiguelÁngelNúñez #reflexióndiaria #devociondiaria
Comparte en:    Facebook Twitter Google+

0 comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog, y a las personas que lo leen. Te agradezco por tus aportes. Sin embargo, ten en cuenta que para que se publique lo que comentas debes indicar tu nombre (no se publicará ningún mensaje anónimo), y no debe aparecer ningún enlace a alguna página, número de teléfono, o dirección. Además, no se publicará ningún comentario con tinte ofensivo, homofóbico, discriminatorio, insultante o irrespetuoso. Todo lo demás, es bienvenido.