9 abr. 2018

Dios compasivo



“El Señor su Dios es compasivo y misericordioso. Si ustedes se vuelven a él, jamás los abandonará” (2 Crónicas 30:9)

Un Dios compasivo es la viva imagen de un Dios que no busca venganza ni maltrato. Cuando algunos creyentes presentan la idea de un Dios lleno de odio, resquemor o rápido para castigar y responder con mala actitud por el error humano, simplemente, están presentando una caricatura de Dios. Cuando se tiene una idea equivocada de Dios, esa misma concepción se traslada a la relación humana. Las parejas no están exentas de un trato inadecuado, es imposible que existan parejas perfectas, sin embargo, cuando existe una idea equivocada de la divinidad, sean o no creyentes, esto afectará la manera en que se tratarán mutuamente, y especialmente, por la manera en que encararán los errores que cometan.

Si alguien ama o decide amar a una persona que se comporte siempre de manera irrepensible y justa, no sólo se expone a una gran desilusión, sino que tenderá a no ser ponderado en el momento de algún error, aunque sea pequeño. Actuar de esa manera no sólo será injusto, sino que además, agregará una gran cuota de tensión a la relación.

Cuando la concepción de Dios es la adecuada, entonces, se imprime a las relaciones una actitud de respeto y comprensión, sin exigir con expectativas desmedidas. Las parejas que aprenden que están unidas a seres imperfectos, son capaces de encarar sus mutuos errores con altura de miras, conversando, ponderando, analizando y llegando acuerdos para poder continuar concentrándose en soluciones y no en los problemas.

Quienes no aprenden, simplemente, se convierten en intolerantes y terminan dañando irremediablemente sus vínculos. Es justo esperar una conducta medianamente correcta, o al menos, sin violencia ni engaños, no obstante, esperar una actitud absolutamente irreprensible es no sólo inhumano, también es poco sabio.

El amor exige una actitud de comprensión, al igual que hace Dios con los seres humanos, siempre dispuesto a la misericordia. Dios siendo justo nunca justiciero. Es la única actitud que permitirá a las parejas sobrevivir en medio de los conflictos.


Copyright: Dr. Miguel Ángel Núñez
Del libro inédito: Lazos de amor

#meditadionesmatinales #reflexionesdiarias #devocionales #MiguelÁngelNúñez #reflexióndiaria #devociondiaria
Comparte en:    Facebook Twitter Google+

0 comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog, y a las personas que lo leen. Te agradezco por tus aportes. Sin embargo, ten en cuenta que para que se publique lo que comentas debes indicar tu nombre (no se publicará ningún mensaje anónimo), y no debe aparecer ningún enlace a alguna página, número de teléfono, o dirección. Además, no se publicará ningún comentario con tinte ofensivo, homofóbico, discriminatorio, insultante o irrespetuoso. Todo lo demás, es bienvenido.