20 abr. 2018

Perdonar y olvidar



“Ciertamente olvidarás tus pesares, o los recordarás como el agua que pasó” (Job 11:16)

Muchas personas se niegan a perdonar porque suponen que para hacerlo es preciso olvidar. Sin embargo, es un esfuerzo inútil concentrarse en algo que no tiene sentido, más bien, en perpetuar el resquemor simplemente porque no podemos evitar recordar.

Jacqui Bishop y Mary Grunte en su libro Cómo perdonar cuando no sabes cómo hacerlo señalan un punto que a veces se pasa por alto, no sólo no debes olvidar, es preciso que recuerdes. “Tenemos que recordar lo que sucedió antes y después de perdonar. En primer lugar, tenemos que recordar el mal, porque si todo lo que contamos es un resentimiento sin límites, si ni siquiera sabemos cuál es el motivo de nuestra ira, resulta difícil centrarse lo suficiente como para perdonar. Es extremadamente difícil liberarse de algo cuando ni siquiera sabemos que nos aferramos a ello” (1999:23).

En otras palabras, no se trata de recordar para generar resentimiento, sino de no olvidar para saber exactamente qué estamos perdonando. Este enfoque más positivo nos ayudará a visualizar las situaciones incómodas que vivimos de una manera diferente. Podremos trazar el antes y el después de la situación difícil que nos tocó vivir.

Algunos se aferran al recuerdo pero con una actitud resentida, y en ese caso, es como una herida que permanece infestada y no hacen algo para curarla. En cambio, el recuerdo reparador nos puede mostrar lo que sentíamos antes de perdonar y luego que lo hicimos. Es, en cierto modo, una muestra de lo que puede hacer el perdón por nosotros.

Un recuerdo obsesivo es agua estancada. Un recuerdo positivo nos muestra el antes y el después de una situación difícil que nos tocó vivir. Incluso, puede generar en nosotros una dimensión diferente de la vida, al otorgarnos la posibilidad de enfrentar el día a día con una actitud más positiva y agradecida. Seríamos en cierto modo, como sobrevivientes de una batalla, donde podemos gozarnos de haber salido airosos.

Así que el esfuerzo no se trata de olvidar, sino de aprender a recordar de una manera diferente.

Copyright: Dr. Miguel Ángel Núñez
Del libro inédito: Lazos de amor

#meditadionesmatinales #reflexionesdiarias #devocionales #MiguelÁngelNúñez #reflexióndiaria #devociondiaria
Comparte en:    Facebook Twitter Google+

0 comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog, y a las personas que lo leen. Te agradezco por tus aportes. Sin embargo, ten en cuenta que para que se publique lo que comentas debes indicar tu nombre (no se publicará ningún mensaje anónimo), y no debe aparecer ningún enlace a alguna página, número de teléfono, o dirección. Además, no se publicará ningún comentario con tinte ofensivo, homofóbico, discriminatorio, insultante o irrespetuoso. Todo lo demás, es bienvenido.