11 abr. 2018

Seguir modelos



“Sigue el modelo de la sana enseñanza que de mí has recibido, y vive en la fe y el amor que tenemos por estar unidos a Cristo Jesús” (2 Timoteo 1:13)

La Biblia no tiene una sección especial titulada “principios bíblicos para el matrimonio” o “modelos apropiados para casados”. Eso implica que es no es tan fácil descubrir los principios bíblicos para el matrimonio. Por otro lado, la mayoría de los personajes bíblicos no destaca precisamente por tener matrimonios o familias que puedan servir de modelos, o otros, simplemente no hablan de sus parejas u hogares, siguiendo una costumbre del mundo antiguo de considerar que esos temas no eran para comunicación común, sino que estaban reservados para el ámbito privado.

¿Cuál es la sana enseñanza respecto a la vida matrimonial? En este punto, precisamente por tener este vacío tenemos una disparidad de criterios que lleva a tener puntos de vista discordantes.

Por ejemplo, hay varones que suponen que ellos son los “sacerdotes” del hogar y por lo tanto, los únicos responsables de la salud espiritual de sus familias. Lo extraño en que en ninguna parte de la Biblia se encuentra dicho criterio, y tomar la práctica patriarcal de interceder por sus clanes, es impropio, toda vez que ellos representaban paradigmáticamente a Cristo. Una vez venido el Señor, no hay necesidad de repetir dicho modelo, que tenía un fin netamente pedagógico. El concepto, “sacerdote del hogar”, en el fondo niega el sacerdocio universal de todos los creyentes, y suplanta el rol de Cristo en la vida de cada cristiano.

Sólo en este punto, cuál es el criterio bíblico apropiado. Simplemente, que cada ser humano puede ir hasta los pies de Cristo sin necesidad de ningún “sacerdote” o “mediador”. Como señala taxativamente Pablo: “Porque hay un solo Dios, y también un solo mediador entre Dios y los hombres, Cristo Jesús, hombre también” (1 Timoteo 2:5).

El esposo y la esposa pueden apoyarse mutuamente en la tarea diaria de mantenerse fieles a Dios. Pueden animarse, incluso exhortarse, sin embargo, la responsabilidad de estar a cuentas con Dios es individual. El esposo no puede ni le corresponde asumir una tarea paternal de asistencia espiritual. Ambos, esposo y esposa, guían a los hijos. Ambos son ejemplo.


Copyright: Dr. Miguel Ángel Núñez
Del libro inédito: Lazos de amor

#meditadionesmatinales #reflexionesdiarias #devocionales #MiguelÁngelNúñez #reflexióndiaria #devociondiaria
Comparte en:    Facebook Twitter Google+

0 comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog, y a las personas que lo leen. Te agradezco por tus aportes. Sin embargo, ten en cuenta que para que se publique lo que comentas debes indicar tu nombre (no se publicará ningún mensaje anónimo), y no debe aparecer ningún enlace a alguna página, número de teléfono, o dirección. Además, no se publicará ningún comentario con tinte ofensivo, homofóbico, discriminatorio, insultante o irrespetuoso. Todo lo demás, es bienvenido.