16 abr. 2018

Una vida de gratitud



“Sed agradecidos” (Colosenses 3:15)

Las personas agradecidas crean una atmósfera positiva a su alrededor, hacen que los demás se sientan cómodos y crean las condiciones para que se viva en armonía y paz, al contrario de quienes son desagradecidos que provocan todo lo contrario.

Henry Ward Beecher escribió al respecto: “El orgullo mata al agradecimiento, pero una mente humilde es suelo fértil en el que crece espontáneamente una actitud agradecida. Un hombre orgulloso rara vez es agradecido pues cree que no tiene todo lo que se merece”.

La clave para entender la gratitud y la ingratitud está en la humildad y el orgullo. Se necesita ser humilde para reconocer lo que hemos recibido tanto de Dios como de las personas que viven a nuestro alrededor. Los orgullosos no pueden ver, están ciegos a la bondad, el centro de sus vidas son ellos mismos por lo tanto, los demás están fuera de su órbita de atención.

Cuando en las parejas existe alguien con una actitud orgullosa, no importa lo que pueda hacer la pareja, siempre tendrá una actitud de querer más y no agradecer lo suficiente lo que la otra persona hace para su bienestar. Muchos se esfuerzan para hacer lo mejor, pero se topan con la pared de orgullo de sus parejas que no reconocen sus esfuerzos, y al contrario, reclaman por tener más de lo que reciben.

Una mente humilde está llena de gestos de gratitud y por lo tanto, recibe más. Se produce un efecto nutritivo, a más gratitud, más recibe, porque las personas que están a su alrededor están en un ambiente de armonía y de alegría. Las sonrias fluyen espontáneas y también la creatividad aumenta para buscar nuevas formas y maneras de expresar amor y cariño por la persona que agradece lo que hacemos.

En cambio, los orgullosos, terminan recibiendo cada vez menos, porque las personas que están a su lado, comienzan paulatinamente a desanimarse y empiezan a creer que sus esfuerzos son en vano, por lo tanto, dejan de ocuparse en expresar. El orgulloso, siempre, a la larga, pierde, en este caso, de recibir más y mejores muestras de cariño. Los humildes llevan las de ganar, generan más ganas de expresión, así que la decisión es nuestra.

Copyright: Dr. Miguel Ángel Núñez
Del libro inédito: Lazos de amor

#meditadionesmatinales #reflexionesdiarias #devocionales #MiguelÁngelNúñez #reflexióndiaria #devociondiaria
Comparte en:    Facebook Twitter Google+

0 comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog, y a las personas que lo leen. Te agradezco por tus aportes. Sin embargo, ten en cuenta que para que se publique lo que comentas debes indicar tu nombre (no se publicará ningún mensaje anónimo), y no debe aparecer ningún enlace a alguna página, número de teléfono, o dirección. Además, no se publicará ningún comentario con tinte ofensivo, homofóbico, discriminatorio, insultante o irrespetuoso. Todo lo demás, es bienvenido.